Webcordoba | tu empresa de diseño web low cost

Reflexiones de un indio

Reflexiones de un indio

Radio Neptuno, Tu radio del Atlético de Madrid

Por @raul_prometeo
Raúl Salgado Polonio
RADIO NEPTUNO

Después de dejar pasar unos días para enfriar la mente y el alma, después de la emotiva despedida de Estadio “Vicente Calderón”, me dispongo ha hacer un repaso a lo que ha sido esta temporada 16/17 para el Atlético de Madrid.

Parece que fuera ayer, cuando se anunciaba que el nuevo delantero del equipo venía desde Nervión y no era otro que Kevin Gameiro, han pasado muchas cosas desde entonces, pero hay cosas que no cambian y a día de hoy volvemos a debatir cual será el próximo “9” que venga a ilusionar a la parroquia atlética y de paso dejar un buen número de goles en su “haber".

Ha sido una temporada complicada, en la que arrancamos con un cambio de esquema en el equipo, el cual funcionó bien en el primer tercio de la misma, situando como lider al equipo en las primeras jornadas de Liga y exibiendo un gran potencial en la máxima competición continental. 

Llegó el partido en el “Sánchez Pizjuan" y con él llegaron las dudas, una derrota dolorosa frente al Sevilla por 3 a 0, que hizo que temblase el timón de la nave rojiblanca, las siguientes jornadas transcurrieron con el equipo titubeante, cosechando resultados irregulares, todo ello aderezado con declaraciones de Simeone dejándose querer por el Inter de Milán, la fatídica lesión de Augusto Fernández, declaraciones inoportunas de Griezmann, etc…

Durante ese periodo de dudas en Liga, el quipo seguía con paso firme tanto en Champions como en Copa del Rey, pasando como primeros de grupo en Europa y llegando a Semifinales en Copa.

Poco a poco la tormenta dio paso a la calma, el equipo retomó el timón en la Liga, expropiando la tercera plaza a un Sevilla que fue diluyéndose como un azucarillo en el café, volvieron aquellas facetas del equipo que parecían olvidadas y que tan importantes habían sido los últimos años.

Casi sin darnos cuenta nos plantamos en la recta final de la temporada, eliminados en Semifinales de Copa por el Barcelona, con ciertas ayudas arbitrales de algún “trencilla" de cuyo nombre no quiero acordarme, para no hacerme mala sangre, otro duelo fratricida contra el eterno rival en Semis de la Champions League, dejando en el recuerdo un partido horroroso en la ida del Bernabéu y otro épico e histórico en la vuelta para despedir el Calderón en su último partido europeo, aún se me pone la piel de gallina al recordar el marcador de 2-0 en el minuto 40 de partido, que poquito faltó para pasar de ser épico a glorioso. En fin, otra vez será.

Con la tercera plaza en Liga en el bolsillo, llegó el pasado fin de semana, que decir de ese día, en el terreno de juego dos grandes del fútbol español (Atlético de Madrid y Athletic Club de Bilbao) frente a frente para despedir el Vicente Calderón de la mejor manera posible, ambiente espectacular, sensaciones y emotividad a flor de piel, un mosaico en la grada en forma de obra de arte, aquel niño llamado Fernando Torres marcando un doblete y al finalizar el partido un homenaje al Estadio inundado por los colores rojo u blanco con todos los títulos de la historia del club y una representación de los jugadores más emblemáticos que vistieron las “rayas canallas" en algún momento, el recuerdo a Luís Aragonés y el reconocimiento a una afición que siente a este equipo de una manera irracional y pasional que por momentos roza la locura, bendita locura. En fin no había forma más bonita, elegante y acertada de decir “Hasta Siempre" al que ha sido nuestro templo los últimos 50 años, llenos de historia que seguramente darán paso a otros tantos en el “Metropolitano" nuestra nueva casa.

Llegados a este punto, un servidor que es el que escribe estas líneas, va a respirar durante unos días, el verano es largo, el mercado de fichajes es ilusionante, pero eso ya llegará, mientras tanto iré sacando las chanclas del armario, rebuscando el bañador y refugiándome en algunas canciones que me transporten a un remanso de paz para retomar con energías renovadas, la ilusión y sueños que hacen que cada año sienta más adentro de mí esta pasión llamada ATLÉTICO DE MADRID.

P.D. Por más cosas que pasen, en las temporadas que lleva Simeone, ganemos o no títulos, siempre las termino con regusto de orgullo inexplicable, algunos NO LO PUEDEN ENTENDER!!!