,

¡Hasta pronto Fernando!

Por José Luis García Naveiras.

El martes fue un día triste porque todas las despedidas son siempre tristes y porque nos anunciaba su decisión de no continuar en el club uno de los grandes. Pero Grande con mayúsculas, Grande de verdad. Fernando Torres (a) “El Niño”, nuestro auténtico talismán.

Desde aquel debut contra el Leganés en el año 2001 hasta hoy han pasado casi los mismos años que los que tenía el jugador en su debut. Con él empezó todo, con Fernando Torres el Atlético salió de la 2ª división, con el dinero conseguido al traspasarlo se empezó un nuevo equipo. Después vinieron Agüero, Forlán,  Falcao,  Costa,  Mandzukic … y muchas cosas más.

Hoy quiero escribir a Fernando mi carta de despedida. Bueno, más que una despedida es un ¡hasta pronto!  Quiero decirle a Fernando Torres que  nunca podremos olvidar la ilusión con la que vivimos sus primeros goles en competición  oficial, desde el que marcó de cabeza al Albacete, también el golazo en el campo del Betis, poco después, en un remate acrobático e impresionante, su primer gol al eterno rival con un balón raso y botando, ajustadito al poste que Casillas no pudo detener. Y nos mirábamos unos a otros con una alegría especial, diciendo: ha sido “El Niño” y nuestra cara de satisfacción sorprendía a los seguidores del otro equipo.

Desde la otra acera te han intentado ningunear diciendo que nunca serías como Raúl. Y tenían razón, tu palmarés no tiene comparación posible con el suyo. Lo has ganado todo, desde el título europeo de cadete, Campeón de Europa sub-16,  la Liga de División de Honor Juvenil, campeón de Europa sub-19, La Liga de 2ª División, Campeón de la UEFA Champions League  y de la UEFA Europa League con el Chelsea, Campeón de Europa con la selección absoluta en 2008 siendo el autor del golazo a Alemania en la final y declarado mejor jugador del torneo, Campeón del Mundo con la Selección Absoluta en 2010, máximo goleador,  bota de oro y Campeón de Europa  en 2012 y máximo goleador y bota de oro en la Copa Confederaciones de 2013. Pero tú nunca has sido presuntuoso, nunca te has considerado mejor que los demás, siempre humilde, discreto y caballeroso. Eres un verdadero ejemplo para todos los que nos apasionamos con este juego del balón redondo.

Nos queda un anhelo sin cumplir todavía y es verte levantar un título de los grandes vistiendo la camiseta rojiblanca. Este año puede suceder y ojalá que así sea porque sería el broche de oro para una trayectoria impecable. Fernando siempre estarás en nuestros corazones, si te vas a jugar a USA con tu amigo el guaje Villa para reeditar la pareja de ataque de una selección gloriosa, nos haremos todos seguidores del soccer norteamericano, si te vas a la China o a cualquier otro país, seguiremos esa liga con pasión para tener noticias tuyas. Por lo menos en mi casa donde todos somos rojiblancos y torristas. Pero vayas donde vayas te estaremos esperando con los brazos abiertos para que el día que elijas colgar las botas te quedes entre nosotros. Si el club quiere, en un cargo de representación porque nadie como tú representa mejor los valores rojiblancos, y si no quiere entre los aficionados que siempre estaremos orgullosos de ti. Fernando Torres, nuestro verdadero escudo.

¡Hasta pronto Fernando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *