in

LAS FLORES DE PANTIC.

Juan C. López

El ramo de Flores en el saque de esquina se convertio en una de las señas de identidad en el Calderón. Margarita Luengo, una aficionada talaverana, comenzó a ponerlo allí como homenaje a Milinko Pantic, el serbio clave en el doblete que hizo de los saques de esquina medio gol y fue una de las razones del éxito de aquel equipo de Radomir Antic. Durante 21 años, desde que se le ocurriera la idea el 28 de enero de 1996 (con cuatro claveles y frente al Athletic, al que se derrotó por 4-1) el ramo ha estado presente. Un recuerdo que los rivales bien se cuidan de no pisar, después de la monumental bronca que se llevó el madridista Roberto Carlos por apartarlo en un derbi.Bronca traducido en leyenda y es que sin quererlo esta buena mujer,se ha convertido en leyenda para todos los aficionados Atléticos.Muchos pensaban que esas flores no seguirían la tradición en el Metropolitano,pues sé equivocaron,Margarita mientras tenga salud,no dejará su tradición particular en el fondo sur.

Es una publicación que ya publiqué por aquí y que hoy la repito para todos aquellos que en su momento no tuvieron ocasión de conocer su historia.Una historia forjada lentamente,latido a latido,con color rojiblanco.

Por Patricia Cazón.( redactora del diario as )
La primera vez que Margarita fue al Calderón en realidad no quería.

No le gustaba el fútbol.Nada.Pero si quería estar con Dionisio ,no había otra:eran los años sesenta y los novios no se veían cuando querían sino cuando podian .Si jugaba el Atleti ,ellos siempre lo hacian en el Calderón.Dionisio ,ya rojiblanco,venia del Metropolitano.Y Margarita lo acompañaba,fiel,desde Talavera de la Reina,pero mientras el partido se jugaba,ella daba vueltas por los pasillos y los vomitorios.«De pronto,un dia miré al cesped y el Atleti se me coló en el alma.»No sabe el gol.ni el partido,ni la jugada,pero ahí estaba,de pronto,llenándolo todo.Margarita no volvería a caminar por los pasillos durante un partido.Al siguiente se quedo con Dionisio.Y al siguiente del siguiente.Y asi hasta ayer mismo.Siempre en un mismo sitio:sobre el corner derecho del fondo sur .
Él está a punto de recibir la insignia de diamantes por los cincuenta años de socio ininterrumpidos.Ella es historia del Calderón desde un 28 de enero de 1996.Aquel día habían llegado pronto de Talavera .( Era la temporada del doblete y las previas se alargaban todo lo que se podían )

Cuanto más,mejor.Gustaba hablar del Cholo,de los goles de Kiko,de lo bueno que era ese Pantic que Antic se había traido del Panionios.Aquella tarde,Dionisio y Margarita pararon en la peña Tomahawk.Entonces ella vio sobre la barra un ramo de claveles recién cortados.
«Dame cuatro»,pidió de pronto.«¿Para qué?»,le preguntaron.«Porque esta tarde,esos mismos goles le mete el Atleti al Bilbao,y yo voy a celebrar cada uno lanzando una flor a la hierba.»
«Estas loca Margarita ,estás loca.»
Pero las cuatro en efecto,terminaron sobre el cesped

.

La primera por kiko,minuto 16.La ultima por Biagini,en el 71.Entre medias,por Penev(77)y sobre todo,por Pantic,su favorito:había hecho el segundo en el 43.«Nunca tendremos a nadie igual.Proyectaba los córners con precisión ….Eran penaltis,todos medio gol.Le admiraba,ya le admiraba muchísimo.»Aun sin quererlo,al lanzar su propio clavel al cesped para celebrar que habia marcado,a Margarita se le notó:sería el que más lejos llegaría,casi pegado al banderín quedó.

Al domingo siguiente,ya no pediría flores a nadie antes de entrar en el Calderón.De Talavera las traería:ramo chiquito,todo claveles.Cuando pitó el arbitro,se lo dio a un recogepelotas para que lo depositara al lado del banderín del corner y ahí se quedó.
Un par de partidos despues,Pantic,precisamente Pantic,lo apartaria con un mal gesto al ir a lanzar un balón.El siguiente domingo el ramo llevaria una nota.
«Por favor,Milinko,no los tires.Estos claveles van en tu honor.»

Pantic la leyó y pidió conocer a su autora.Margarita,cuando lo cuenta,es incapaz de esconder la sonrisa en su voz .Guarda en Talavera,como si de una orquídea se tratara,la última camiseta que Milinko vistió en el Atleti.A ella se la regaló.Para entonces ya le había hecho una promesa :«Hasta el dia que yo me muera,siempre,ese ramo estará en el córner en tu honor»Y siempre es siempre.Llueva,truene o nieve.
Veintidos años lleva.

Hoy tiene setenta y el ramo que viaja con ella en el coche desde Talavera no tiene nada de chiquito.Doce claveles rojos,doce blancos y un par de manojos de margaritas,por diez euros.«Me hacen precio ya,son tantos años …»Su marido ya no conduce,sin embargo « Tiene ochenta años y una enfermedad de corazón.»Como en el anuncio de Señora Rushmore,{lo primero que el medico le quitó fue el Atleti}.«Lo tiene prohibido.Ni por la radio .»Dionisio sabe qué ha pasado cuando Margarita le llama tras el fútbol,sólo con que ella conteste «Pues…».Si la «s»es larga malo .( Cuando no,se llevan por delante el resto de las letras).Los goles,las emociones.Así,de corrido,le contó el gol de Forlan al Liverpool,en aquella ida de la semifinal de Europa League de 2010.O el de Saúl al Bayern de Munich,en la semifinal de la Champions de 2016.O todos los que hace ese francés que enamora,Antoine Griezmann.
Veintidós años y sólo una vez faltó.
Ocurrio en la última temporada del Calderón.

Domingo,19 de marzo.Atleti-Sevilla,jornada 28,y de pronto alguien mira al córner y el ramo no está .Las flores de Pantic no crecen ese día .¿Y Margarita?.,Las redes sociales se llenaron de lagrimas enseguida.«Está enferma»,«Está mal»,«Quizá no vuelva».

«¡Que me va a pasar nada!».replica ella con esa energía que es rojiblanca .O sí.Pero no una enfermedad .O al menos,no suya .Aquel domingo,su ramo se lo llevó un amigo.Ella lo tenía en el coche,dispuestos para el fútbol,pero la llamaron por la mañana :su amigo había muerto y ella no fue al Calderón.Se lo dejaría a el.

Ahora,mientras lo cuenta ,( lo que no puede evitar es que le llore la voz)

Ahora se va el Calderón,pero consigo no se llevara las flores.

Margarita fue de las primeras en elegir sitio el pasado verano en el nuevo Metropolitano,escogieron sus asientos y también el de las flores: estarán donde siempre,en el córner derecho del fondo sur «Aquél era el primer día que pisaba el futuro y lo hacía,por supuesto,con su Dionisio del brazo y el nombre de Pantic en la mano,en ese ramo de claveles y margaritas que siempre lleva bien fuerte sujeto.

Sin duda la historia de doña Margarita es digno de una película cuyo triller trataría el amor a su esposo ,el sacrificio por estar a su lado aunque no le gustara el fútbol,el amor a unos colores cuando asomó por vez primera la cara interior del antiguo Metropolitano y la admiración del portagonista que la lleva a esa lealtad sentimental hasta el fin de sus dias Milinko Pantic.
LAS FLORES DE PANTIC.
Dña Margarita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *