, ,

El VAR hace justicia con el Atléti pero se puede mejorar.

El VAR ha dado la razón al Atlético de Madrid en siete ocasiones. Sin embargo, en otras tres perjudicó a los rojiblancos, si bien, de acuerdo con el reglamento. Pero en el limbo hay seis jugadas que ni se revisaron ni fueron arbitradas incomprensiblemente

Por Fran García.

Los datos son bastante claros cuando se nos quiere vender que el Atlético de Madrid ha sido beneficiado por el VAR. Nada más lejos de la realidad. Los pupilos del ‘Cholo’ Simeone sólo en siete ocasiones han visto como el vídeo arbitraje les daba la razón; ante el Celta, Huesca, Valladolid, Athlétic, Espanyol y Levante. Prueba a todas luces de que el vídeo arbitraje hace justicia. Sin más. A pesar de campañas oscuras, el VAR ha venido a quedarse.

Ante el Celta en Vigo, Cabral marcó un gol que la tecnología determinó que no era legal por centímetros. En el Metropolitano, un gol de Koke tras un tiro de Correa hizo dudar al árbitro, no obstante, la tecnología decretó gol válido. También en suspense estuvo el gol en el último minuto de Godín ante el Athlétic en casa. Era el gol del triunfo y se pedía fuera de juego. La imagen aclaró dos cosas; gol válido y no hay juego peligroso de Griezmann previo.

Y dos casos de penaltis para los colchoneros ante Espanyol y Levante en casa. Ambos penaltis son ratificados por el VAR y no dejan ninguna duda. La más reciente ante el club valenciano, Robert Pier en vez de dejar la mano quieta, la mueve y se lleva el balón. No hay duda. La circular nº4 del Comité Técnico de Árbitros (CTA) http://cdn1.sefutbol.com/sites/default/files/images18/circular_4_conclusiones_seminarios_pre-temp_2018-19.pdf > es muy clara, penalti. Ante el equipo catalán, Granero atropella a Koke dentro del área.

El CTA explica los penaltis en Zorrilla. 

Desde el punto de penalti el VAR también hizo justicia con el Atléti en Valladolid. En este caso doblemente. Primero porque una mano despegada del cuerpo de Olivas cortó el casi seguro gol colchonero. El juego siguió hasta que la tecnología confirmó que era penalti. El conjunto vallisoletano pidió un penalti de Arias que el VAR no dio porque no había una toma donde la mano fuera clara y flagrante. Suerte que, en la rueda de prensa de este 15 de enero, el presidente del CTA, Carlos Velasco Carballo explicó con dos clips de las jugadas por qué el primer penalti se revisó y el segundo no.

Si hay alguna duda sobre la circular, la jugada ante el Levante o la de Valladolid os dejo los vídeos aclaratorios:

 

 

Por otro lado, tenemos tres ocasiones donde el VAR intervino y perjudicó al Atlético pero de acuerdo con el reglamento, son acciones que eran ilegales, por lo tanto fueron bien anuladas. Las más reciente, es el gol de Koke ante el Levante, por falta previa de Rodri. Las otras dos fueron el penalti de Oblak a Stuani en Girona y ante el Eibar en el Metropolitano con unas manos de De Blassis que la tecnología no lo vieron como punible.

¿Error claro y manifiesto del árbitro?

Lo más extraño son esas seis acciones que se quedaron en el limbo. Acciones punibles que el árbitro de campo no señaló o no las vio y que el árbitro en la sala del VAR no avisó al colegiado principal. Aquí conviene hacer un matiz, la tecnología sólo avisa al trencilla si se considera que es un error manifiesto. El problema de este protocolo, que no es del Mundial de Rusia 2018, es que queda a criterio subjetivo/objetivo del árbitro del VAR. Es un aspecto a mejorar porque pueden provocar situaciones en las que se perjudica a un equipo por el hecho de no revisar la jugada o no avisar al árbitro. Si el criterio es ante un error grave, repasemos las seis jugadas que según el VAR no fueron claras y manifiestas… pero que en verdad sí lo fueron.

En el partido Atlético contra el Athlétic en el Metropolitano, tenemos el gol de Williams (1-2) precedido de una falta muy clara sobre Kalinic. En directo ya lo parecía y la repetición lo evidenció. Es una jugada que acaba en gol, pero que el VAR no revisó. No sabemos por qué y es un error flagrante del árbitro. De hecho, el pasado domingo a Koke que se le anula un gol porque en el origen de la jugada hay una falta de Rodri a un jugador del Levante.

Dos penaltis. Una frente al Villarreal y otro en Vigo ante el Celta. En Balaídos, Kalinic fue derribado dentro del área en un penalti claro en el descuento -que no afectó al resultado del partido- pero raro es que ni se revisara. En el estadio de La Cerámica, unas manos interceptaron un centro, pero tampoco se revisó.

Tres penaltis en el derbi.

En su visita al Bernabeu, el Atléti no gozó de la ayuda del VAR. Tres jugadas que el árbitro de campo no vio y su compañero en la sala VAR tampoco. La mano de Casemiro cortando un centro con el brazo, las manos de Ramos tras un rebote y un agarrón a Giménez a la salida de un córner. Las tres jugadas son penalti, ninguno fue decretado, ninguno fue revisado, ninguno fue portada.

 

(Mano de Casemiro)

 

Seguramente muchos diréis que faltan jugadas. Sí, pero muchas son de las que no se pueden revisar con la tecnología. En Sevilla, Mateu fue muy permisivo en lo punitivo, En Mestalla se perdonó la expulsión a Garay, en el Metropolitano contra el Levante se pidió un penalti a Correa tras una ley de la ventaja, pero el árbitro pitó la falta anterior. En esta jugada puede haber fuera de juego de Correa. El argentino pidió otros dos más, pero ninguno parece que sea suficiente para decretar pena máxima, aunque ahí impera más el criterio del árbitro.

A la vista de todo, el VAR ha hecho justicia con el Atlético de Madrid, en ningún caso se puede decir que la tecnología beneficie al conjunto colchonero. Los datos son claros y arrojan luz sobre lo que se publica estos días. El CTA confirma muchas de estas acciones. Pero el uso del vídeo arbitraje no es perfecto y debe mejorar. Principalmente en su protocolo de actuación -sólo ante error grave del árbitro-. Pero también en la unificación de criterios porque pueden generarse seis acciones como las mencionadas arriba y precisamente no son jugadas para pasar inadvertidas en la que dicen que es la mejor liga del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *