, , ,

Atleti 2-0 Getafe: Otro día en la oficina

El Atlético se lleva los tres puntos como mejor sabe: con portería a cero y aprovechando sus ocasiones.

By @AntonTuran

Los de Simeone recibían al Getafe para disputar la vigésimo primera jornada de liga, en lo que suponía el choque de dos estilos parecidos, dos formas casi idénticas de entender el fútbol. Los de Bordalás no pudieron hacer nada para evitar una cómoda victoria de los del ‘Cholo’, que demostraron que la copia, aunque sea buena, sigue siendo copia.

El Atlético llegaba tras una victoria en Huesca que sirvió para olvidar la dolorosa eliminación de Copa frente al Girona, y lo hacía con una numerosa lista de bajas, ya que a los lesionados Costa, Filipe, Vitolo, Saviç y Koke, se unía un Gelson que se encuentra más fuera que dentro, y un Correa que era baja por sanción. De esta forma, Simeone sólo podía contar con trece jugadores del primer equipo, por lo que tuvo que echar mano del filial, llevándose hasta a seis canteranos.

El Getafe se presentaba en una dinámica inmejorable, sexto en la tabla tras endosarle un 4-0 al Alavés en Mendizorroza.  Los de Pepe Bordalás venían con la idea de demostrar que las aspiraciones a Europa pueden ser no un sueño, sino una realidad.

Simeone, que a causa de las lesiones no tenía mucho donde elegir, salía con la alineación esperada: Oblak, Arias, Giménez, Godín, Lucas; Rodri, Thomas, Saúl, Lemar; Griezmann y Kaliniç. De esta forma, Saúl, duda a comienzos de la semana, volvía a su lugar en el once, acompañado de un Kaliniç cuyo futuro en el club se encuentra muy discutido.

Por su parte, José Bordalás, que contaba con las bajas de Bergara y el lesionado de larga duración Amath, decidía reforzar el centro del campo situando de interior izquierdo al lateral Antunes, y de lateral izquierdo al central Cabrera (ex rojiblanco). A estos le acompañaban en el once: David Soria, Damián Suárez, Bruno; Arambarri, Maksikoviç, Portillo; Ángel y Jorge Molina.

El encuentro comenzó con el conjunto rojiblanco llevando la manija y dominando, mientras los visitantes estaban bien plantados, sin dejar ninguna fisura atrás. Oblak y Soria eran simples testigos de un juego intenso en el que ninguno de los dos equipos conseguía generar ninguna ocasión, más allá de algún disparo taponado o algún centro sin demasiado peligro. En el 22’, Djené le rebañaba la pelota a Kaliniç cuando el croata intentaba armar el disparo, y poco después Giménez, de manera providencial, iba al suelo para cortar el pase de la muerte a Molina. El partido cogía ritmo y en el 27’ llegaba el primer gol rojiblanco: gran pase entre líneas de Thomas, rompiendo el fuera de juego, para que Griezmann controle y fusile con la zurda, pegadito al palo. El francés bailaba y celebraba su décimo gol en Liga.

Tras el gol de Antoine, el partido se le ponía perfecto al Atlético, que se hacía dueño absoluto hasta lograr el segundo tanto en el 37’: gran pase (de nuevo) de Thomas por encima de la defensa que recibe Lucas, el francés la pone, Kaliniç remata al muñeco y aparece Saúl en el rechace para marcar con la diestra. Este segundo gol, el primero del centrocampista español en lo que llevamos de Liga, desataba la euforia en el Metropolitano, un Metropolitano que veía cada vez más cerca la ansiada victoria. Pocos minutos después los equipos se iban al descanso. Los de Simeone habían dominado, aprovechado sus ocasiones y dejado la portería a cero.

 

La segunda mitad comenzaba con los cambios de Godín (con molestias) por Juanfran y de Jaime Mata por Jorge Molina. El recién entrado Juanfran se colocaba en el lateral izquierdo y Lucas Hernández como central. Si la primera parte había terminado con dominio total del Atlético, la segunda siguió por los mismos derroteros: los rojiblancos ejercieron el ‘fútbol control’, haciendo correr al Getafe desesperado detrás del balón sin generar así ninguna ocasión, más allá de un susto propiciado por un mal despeje de Giménez, corregido por él mismo. Esa desesperación del Getafe los llevó a cometer una falta detrás de otra.

En el 60’ se producía uno de los acontecimientos más importantes del partido: Simeone daba entrada a Víctor Mollejo, la joya rojiblanca. El joven canterano rojiblanco le dio otro aire al partido, aportando desparpajo, determinación y ganas. Ese desparpajo se tradujo en una gran ocasión en el 63’: Mollejo recibía, realizaba un sensacional giro y se sacaba un potente disparo con la zurda que Soria desviaba con la punta de los dedos. El chaval, de dieciocho años recién cumplidos, demostraba que tiene anchuras de auténtico ‘crack’.  El control rojiblanco era absoluto, y los visitantes, desesperados, cometían una falta tras otra que iban caldeando el ambiente, alguna de ellas bastante fea. Poco después de un tiro alto de Thomas, Giménez sorprendía con una gran galopada que terminaba con tiro fuerte despejado por Soria. Gran partido del uruguayo.

Se jugaba a lo que querían los del ‘Cholo’, con un buen Lemar moviéndose y combinando entre líneas, al que los jugadores de Bordalás sólo conseguían parar con falta. En el 85’ a punto estuvo de anotar su primer gol Mollejo, tras una gran internada y pase atrás de Juanfran; y un minuto después, tras una gran pared en el área , Rodri perdonaba en el mano. Muy buen partido del canterano, que, junto a Thomas, se hizo dueño y señor del mediocampo.

Los minutos finales fueron de gran tensión: en el 88’ se iba a la calle Djené, por segunda amarilla tras una entrada a destiempo a Lemar. En el 90’ una protesta con amonestación incluída de Samu Saiz acababa con la segunda amarilla para Cabrera, por aplaudir al colegiado. Expulsión justa. Tras los dos minutos añadidos por el colegiado, un empujón de Jaime Mata a Saúl provocaba una tangana que finalmente no fue a más. El partido concluía, y el modelo original de Simeone había superado a la copia (gran copia, eso sí) de Pepe Bordalás. El maestro había superado al alumno.

Tras este partido el Atlético se coloca segundo, con ocho puntos sobre el Madrid (con un partido menos) y a dos del Barça, a espera de lo que haga también esta jornada. Los de Simeone, partido a partido, se mantienen de lleno en la lucha por el título.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *