, , , , ,

El VAR, esa gran mentira

Tras el último Mundial de fútbol, la Federación Española de Fútbol, y la Liga de Fútbol Profesional decidieron que sería bueno para la Liga aplicar las nuevas tecnologías, e implantar el VAR. Se acabaría con muchos errores arbitrales, y se igualaría todo mucho más. Pero no. Esto no ha sido más que una vil mentira. Esto no ha traído más que la justificación para no perjudicar a los dos más grandes de nuestra liga. Simplemente eso. Y uno de los equipos más perjudicados con el VAR, el Atlético de Madrid. Un equipo que se ha anclado entre los dos buques de la Liga, y eso molesta.

Es increíble ver lo que está sucediendo en nuestra liga, jornada tras jornada, y que se siga permitiendo desde todos los estamentos. Desde la propia Federación, pasando por la LFP, la prensa deportiva, y los propios dirigentes de los equipos. Realmente, lamentable. No se sabe muy bien quién, ni cómo se han dado las consignas para analizar las jugadas a través de las pantallas de la sala del VAR. Es increíble ver como los árbitros no se dignan a ver en los monitores, a pie de campo, las jugadas conflictivas. En fin. Un cúmulo de despropósitos que lo único que hacen es empañar jornada tras jornada las actuaciones arbitrales.

Hace ya varias jornadas que se ven situaciones, cuanto menos, sospechosas. Pero, casualmente, siempre son beneficiados los mismos. O, al menos, no perjudicados. Cuánto engaño hemos sufrido con el VAR. Pero lo peor es que, cuanto más avanza la Liga, más descaro. Todavía no se puede entender que no se pite un penalty, por una mano clamorosa de Casemiro en el Bernabeu, en su partido contra el Atleti. No, por favor. No sea que el Madrid quede aún más alejado de la cabeza de la Liga. Y no sea que el Atleti se acerque al liderato. No. Pero, para salvar tal desvergüenza se dice que el VAR no puede entrar en interpretaciones. Interpretaciones? Es una mano como un piano de cola, que se interpone en la trayectoria del balón. Y la mano en el área es penalty. Pero no. Entonces, para qué sirve la tecnología?

Tras ese partido, con Munuera de árbitro, han habido otros más. Aún se recuerda por el Metropolitano la mano no pitada de Arturo Vidal en el partido contra el Barça. Otro penalty que se fue. Y el VAR mirando otro canal. O tal vez se fue la emisión. Porque tampoco le dijeron al árbitro que había penalty. Y, si se lo dijeron, no prestó mucha atención. Casualidad? Cada vez creo menos en las casualidades.

También recordamos otra mano en el área del Villarreal. Pero tampoco. Ese día el monitor debía estar desenchufado. O había interferencias. El caso es que tampoco avisaron al árbitro de su error. O el árbitro no quiso ir a mirar el monitor que se encuentra a pie de campo. Quién sabe.

La jornada pasada, en el Benito Villamarin, en el debut de Morata con el Atleti, otra jugada más. Penalty clamoroso a Morata cuando se disponía a rematar. Pero no. Tampoco. La tecnología tampoco debió funcionar. O eso, o el micrófono de la sala del VAR que no conectaba con el auricular del árbitro. El caso es que tampoco se pitó un penalty que pudo poner al Atleti 0-1, y poder llevarse el partido.

Pero ya, lo de esta última jornada, clama al cielo. Curiosamente, con Munuera, sí Munuera, el mismo del penalty no pitado por mano de Casemiro en el Bernabeu, en la sala del VAR, concede un penalty a favor del Madrid por una falta que se produce fuera del área. Si, si. Con la tecnología punta, y con la posibilidad de poderlo ver desde varias tomas. Había que darle vida al Madrid en esta Liga. Pero no contentos con esa decisión, siguen con su partido particular, y anulan un gol a Morata por fuera de juego. Increíble. Para eso tenemos la tecnología? Si se traza la línea se puede ver, claramente, que Morata no se encuentra en fuera de juego. Pero no. No podíamos sacar al Madrid de la lucha por la Liga, no. Y, cuando ya parecía que no se podía ir más allá, un penalty de Casemiro a Morata que no se pita. Gran tarde la de Munuera. Tras su merecido premio por los deberes bien hechos en el Bernabeu, otra jornada gloriosa para él y para quien lo designó para este partido.

Está claro. Ya lo dijo Tebas en una ocasión. Esta Liga vendía más si el primero y el segundo eran Madrid y Barcelona. Pues bien. Todo llega. Sólo tuvieron que montar la marimorena los madridistas con aquel penalty no pitado a Vinicius contra la Real, para que toda la maquinaria se pusiera a funcionar como un reloj suizo. La prensa, con sus debates y con su presión al VAR. El estamento arbitral filtrando los audios de la sala del VAR, algo que sólo lo hemos podido ver en esa ocasión en toda la Liga. Todos poniendo de su parte para que se pueda llegar al clásico con todo preparado para vender mucho más. Más negocio. Más ingresos. Más vergüenza!!!!

En fin. Esta jornada se han cargado definitivamente el VAR. Poca credibilidad queda. Por no decir nada. La verdad es que no ha durado mucho el engaño. 23 jornadas de Liga, y ya el VAR ha dejado de ser la esperanza de que valiese para acabar con los errores arbitrales. Lamentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *