,

Baño de realidad

Por @raul_prometeo
RADIO NEPTUNO
Raúl Salgado Polonio

Anoche se vivió uno de los momentos más tristes en la etapa de Simeone como entrenador del Atlético de Madrid. Esta eliminatoria frente a la Juventus, ha mostrado los dos polos opuestos del equipo, ofreciendo en el “Metropolitano” la mejor versión de toda la temporada y castigándonos en Turín con uno de los peores partidos de los últimos años, condenando al club rojiblanco a apearse de la “Liga de Campeones” en octavos de final.

La imagen del equipo en Turín, fue la de un equipo completamente superado en todos los aspectos por un rival que dio una lección al conjunto de Simeone. El Atleti no encontró la puerta para poder meterse en el partido. La Juve pasó por encima, los nuestros con una falta de ideas incuestionable, dieron un recital de imprecisiones, nerviosismo e impotencia. El centro del campo estuvo completamente desarbolado y sin ideas, siendo en todo momento superado por los rivales, las bandas fueron un filón por donde los de Allegri anduvieron a sus anchas creando peligro constantemente. Al Atleti el balón le duraba menos que a un niño una golosina, falta de creatividad, sin profundidad y ni un atisbo de inquietar en ningún momento la portería rival.

Con esos condimentos la tragedia se mascaba mientras transcurrían los minutos. Desde el banquillo se notó que Simeone y los suyos no fueron capaces de poder dar un vuelco al partido, los jugadores que entraron en la segunda parte solo pudieron sumarse al festival de imprecisiones sin poder coger en ningún momento el timón de un barco que deambulaba tristemente hacia la deriva.

Lamentablemente, lo sucedido ayer no fue flor de un día, sino un baño de realidad. Hay cosas que ya están obsoletas, sin los Tiago, Gabi y el inevitable paso del tiempo para los Godín y Juanfran entre otros, la famosa receta de Simeone de mantener un sistema defensivo como base de todo, es cada vez más cuestionable. Aquel sistema que dio tantos frutos con aquellos jugadores es difícil de sostener hoy en día con otros jugadores que tienen características completamente diferentes.

Aquel equipo basaba su éxito en un sistema defensivo que funcionaba a la perfección, combinando con un ataque en el que los carrileros Filipe Luís y Juanfran dotaban al equipo de una gran profundidad, a su vez Gabi y Tiago hacían de anclas en el centro del campo asegurando el equilibrio, mientras Arda Turan aportaba la estabilidad y juntamente con Koke ofrecían la calidad necesaria para que las transiciones fuesen veloces y precisas y como punta de ataque un Diego Costa en su mejor versión.

Hoy día todo eso queda difuminado, la política de fichajes en los últimos años ha sido muy precaria. No se han sabido reponer las piezas necesarias, la aportación de un fichaje como Lemar deja mucho que desear y está muy lejos de ser un jugador de peso en el equipo, Arias es cumplidor pero no otorga la profundidad necesaria, Rodrigo apunta a gran jugador pero no deja de ser un joven al que le queda mucho margen de mejora, a Kalinic le queda grande el equipo y Gelson ya luce otra camiseta. Yo me pregunto ¿estos son los famosos fichajes del famoso documental de Griezmann?.

Llegados a este punto, estando prácticamente fuera de todas las competiciones en el mes de marzo (la Liga es una utopía), Simeone y los suyos tienen 4 meses para replantearse con claridad cual es el camino a seguir y trazar concienzudamente la líneas de un plan que haga que la próxima temporada se mejoren todas esas carencias que tiene el equipo. Y sobretodo, replantearse la política de fichajes, tan necesarios para el crecimiento de la plantilla.

Es hora de evitar excusas, de ser realistas con lo que hay y no autoengañarnos con cosas como que tenemos la mejor plantilla de la historia, sólo así creceremos. El baño de realidad de ayer debe de ser el punto de inflexión para levantarnos y seguir caminando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *