, , , , ,

Qué decepción, pollito

Por Luis C. Arcos

Tras la comunicación de ayer del pollito (perdonad, pero ya se me ha olvidado su nombre), diciendo que dejaba el Atlético de Madrid, decidí dejar pasar mi calentón inicial y recapacitar, antes de escribir. En ese momento, muchos sentimientos invadieron mi cuerpo. Rabia, desilusión, impotencia… Pero hoy, tras descansar, hay un sentimiento que predomina sobre el resto. Decepción.

Pollito, si. Estoy muy decepcionado. Tras el verano pasado, muy movidito, por cierto, con documental incluido, pensaba que empezaba el momento del lanzamiento definitivo a colocarse en la élite del fútbol, y llevar al equipo como la estrella que parecía llegabas a poder a ser. Pero no. Has demostrado lo que todos pensábamos, pero que no queríamos lanzar a los cuatro vientos. Tu falta de madurez. Tu cabeza mal amueblada.

Tras un buen año, donde ganaste el Mundial, y conseguiste ganar la Europa League con el Atleti, tras una decepcionante Champions, aunque no fuese tu mejor año, pues el mejor año, para mi, fue el de la final de Champions de Milán, se te volvió a llenar la cabeza de pajaritos. Conseguiste un contrato super millonario. Según se dice, 23 kilos por temporada. Pocos jugadores en el mundo cobran esa cantidad. Le pediste al club fichajes importantes para hacer una gran plantilla para luchar por todo. Llega tu amigo Lemar, por 70 millones. Se les sube la ficha a jugadores como Lucas Hernández, que también acaba dejando el equipo en enero. Traen a Morata. Un delantero que se adapta a tu estilo. Y consigues que la cláusula que se te puso de 200 millones, se rebaje a 120 millones para este año, quien sabe si fue porque ya sabías que te ibas. Eso nunca lo sabremos. Pero el tema de las cláusulas del club a los jugadores ya lo dejo para otro día.

Aún así, la afición ha soportado tus niñerías. Han imitado tus bailecitos. Han estado a tu lado. Te han idolatrado. Pero tras varios años aquí, no has conseguido ni aprender, ni entender nada. No lo puedes entender. Has visto las salidas de varios jugadores como Torres, Gabi o Godin. Ídolos. Tú nunca lo serás, pollito. Nunca. Nunca tendrás una despedida como ellos, no. Tu despedida se va a quedar con ese vídeo que has colgado en rrss, al mismo estilo que has demostrado. Frío e inmaduro. Cada cual elige su destino. Y tú lo has decidido. Tras un año decepcionante en tu juego, donde has tenido unos números paupérrimos, con 15 goles y 9 asistencias en Liga, más a niveles de jugadores de segunda fila, que de jugadores que pretenden ser top. Un año donde no apareciste donde los grandes jugadores deben aparecer. En Turin se te echó de menos. Pero la afición no te puso en el ojo del huracán. Aprende, por ejemplo de un jugador como Iago Aspas, del Celta. Eso sí que es tirar del carro, y saber sufrir y emocionarse por su equipo. Tú estás muy lejos de eso.

Has elegido no ser una estrella en el equipo que te hizo más grande. Es cierto que la Real Sociedad fue quien apostó por ti, cuando tenías un círculo muy cerrado. Pero en el Atleti, con el Cholo, has crecido, y te has hecho grande. Has tenido una afición que te ha arropado. Pero has elegido cambiar esto por ir de bufón de los grandes. Se habla del Barça de Messi, o el PSG de Neymar. En el Madrid no quiero ni pensar. Te acabaría de definir. Todo será que te acabes acordando de Arda Turan.

Pues nada, pollito. Que te vaya muy bien donde vayas. Pero estoy seguro de que vas a echar de menos el Atleti, al Cholo, al vestuario, y a esta afición. Y será tarde. El Atleti deja huella, si. Pero a las personas comprometidas. Dejaron mella en jugadores como Tiago, Villa, Forlán, Raúl García, y qué decir de Godin, y de tantos otros. Tú, como sigues sin madurar, tal vez no tengas ni ese arraigo. Pero nada, sigue con tu mate, tus celebraciones frikis, y tus niñerías allá donde te lo sigan permitiendo. Veremos como acaba tu carrera deportiva.

Qué decepción, pollito. Qué decepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *