, , , , ,

YA NO SOLO ES COSA DE HOMBRES

Que el deporte evoluciona a pasos agigantados, eso es muy evidente. Muchas veces para mejorar y otras para dar justicia ante el error humano. Pero poco a poco se dice que cada vez hay menos cosas que inventar.

                De momento el deporte ya no solo va siendo cosa de hombres, ya no impera la supremacía varonil sobre el deporte. Lapidaria frase que nos está bajando a la realidad de nuestro día a día.

                Ni que decir tiene que el deporte masculino sigue un paso por encima, pero no se confundan, no porque sean superiores o porque crean que el hombre es más poderoso físicamente. Pues estarían cometiendo un error garrafal, de una sociedad que aún tiene dejes machistas. Lo digo más bien porque en el deporte de hombres se ha estado invirtiendo, o metiendo más dinero que en el deporte femenino. Y eso da una ventaja al día de hoy insalvable.

                Y, aun así, nos han demostrado que ante dicha adversidad han sido capaces de ponerse a nuestra altura, no me imagino que sacrificios han tenido que hacer. Pero esto nos hace pensar que ante esa desigualdad ellas pusieron sacrificio.

                Hecha esta breve introducción, diré que me siento muy orgulloso de nuestras jugadoras. Las cuales llevan ya varios años demostrando y dejando el pabellón del Atlético de Madrid muy alto. Y Por ende al staff técnico y entrenadores.

                Han conseguido el título de liga tres años consecutivos. Por desgracia el título de la Copa de la Reina este año no ha podido ser. Una lástima.

 Pero huelga decir que las jugadoras lo dejaron todo sobre el campo, la piel, su sudor y sus lágrimas. Hay que mencionar, que las jugadoras de la Real Sociedad, hicieron bien su trabajo.  Probablemente a las chicas, les vino muy pronto la final de la Copa de la Reina y no pudieron prepararla tan bien como ellas hubieran querido. Y sin embargo las jugadoras de la Real Sociedad, si tuvieron la previsión de prepararla antes, pues ya no se estaban jugando nada en liga y estaban más motivadas y preparadas mentalmente para abordar dicha final.

El partido se desarrolló con dominio total del Atlético de Madrid, el asedio a la portería de la Real Sociedad era constante. Pero supieron contra restar nuestros ataques con una seriedad defensiva que no supimos romper. De hecho, la guardameta de la Real Sociedad fue la mejor jugadora de ellas sobre el terreno del campo.

Ni que decir tiene, que el eje central del juego de la Real Sociedad se basara en la alta presión y en las salidas a gran velocidad de sus delanteras. Jugando balones al espacio y a la espalda de nuestra aguerrida defensa y ganándolas en pocas ocasiones en velocidad, pues tanto Tounkara, como Aleixandri se mostraban muy serias y rápidas para cortar sus ataques.

Pero tanto va el cántaro a la fuente que al final, se rompe y consiguieron hacer lo que ellas habían visualizado durante toda la semana. Ponerse por delante de nuestro equipo. Y ahí se acabó el partido porque supieron encerrarse atrás y parar las infructuosas envestidas del Atlético de Madrid. Felicitarlas pues ellas también han demostrado ser justas ganadoras del trofeo de la Copa de la Reina. Más que nos pese.

Duele ver la alegría de las jugadoras que han ganado justamente y tienen todo el derecho del mundo a celebrarlo. Contrastado con las lágrimas de Lola Gallardo y el decaimiento de, por no decir nombres, las jugadoras del Atlético de Madrid.

Jugadoras que han demostrado su grandeza y su espíritu combativo hasta el pitido final. ¡¡No pudo ser el doblete!!, otro año será.

Lo que sí quiero decir muy alto y muy claro, desde este medio que me da la oportunidad de expresar todo lo que siento y pienso.

 Yo como miles de personas que lo sienten, pero no tiene voz. (espero que la mía pueda ser la suya) griten desde lo más profundo de su alma….

¡¡

ORGULLOSO DE NUESTRAS JUGADORAS¡¡ ¡¡ORGULLOSO DE NUESTRAS JUGADORAS!

P.D.: Espero con impaciencia la siguiente temporada. Para volver a seguir a nuestras guerreras, animarlas y si la suerte de un fan incondicional crece, poder conocerlas en persona.

 Por Felipe Belinchon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *