,

SE VA UN TROCITO DE NOSOTROS.

             Escrito por: Felipe Belinchon.

Para mí, las leyendas de un club no son un nombre en una placa en el suelo. Donde todos aquellos viandantes que pasean por los aledaños del estadio, verían sus nombres. Para mí las leyendas son aquellas personas que con sus acciones y sus hechos, se han ganado un lugar en nuestra memoria.

Extrapolando al tema que nos interesa. Serian aquellos jugadores que habiendo crecido a la tutela de su equipo. O incluso llegando a un equipo sin hacer ruido y sonoros esperpentos por su fichaje. Con su juego, con su espíritu, asaltan los corazones de sus aficionados.

Son aquellos jugadores que, con su esfuerzo, su trabajo, se adueñan de nuestras lágrimas, de nuestras emociones, y nos hacen vibrar y sentir que nuestra pasión es suya.  Elevándola a la máxima expresión. Ahí es para mí, donde nacen las leyendas.

  Leyendas que todos ya sabemos sus nombres pues los hemos coreado mil veces, gritado otras tantas veces, y llorado otras cuantas. Pero últimamente se está viendo en los clubes, mercenarios que solo juegan por dinero. Nada reprochable por mi parte. Si cumplen con las expectativas por las que se les paga.

Aunque a veces me parezca desproporcionado lo que cobran para lo que se dejan en el campo. Incluidos jugadores crecidos en su cantera que ponen la excusa de crecer o de ganar más títulos en otra parte, pero no nos engañemos es la vil plata lo que les mueve. Y vuelvo a reiterarme nada reprochable si se dejaron todo en el campo mientras estuvieron en nuestras filas.

Pero no quiero desviarme del tema. Este año perdemos a varios jugadores. Se van de nuestro equipo, lamentablemente, pero por edad y por méritos se merecen una salida honrosa y digna. De esta que para y por siempre será su casa. Godin… y ahora Juan Fran.

Que también tendrá su homenaje, según se ha comentado, frente a su público el año que viene según coincidan las fechas con la liga a la que decida ir a acabar sus días, como futbolista. El jugador nacido en Crevillent Alicante. Formado como Madridista, incluso llego a debutar en primera división con el primer equipo. Posteriormente fue cedido al Español, con quien ganó su primer título.

Imagen relacionada

La copa del Rey, frente al Zaragoza. Para fichar por el Osasuna un año después, de hecho, un gol suyo salvo al Osasuna de descender de categoría, precisamente contra el Real Madrid en la última jornada de liga. Y de ahí en el año 2011 ficho por el Atlético de Madrid hasta los días presentes donde abandona hoy, con palabras suyas la que ha sido y será su casa.

Con este equipo ha subido a los cielos y bajado a los infernos. Ha disfrutado tardes gloriosas y tardes para olvidar en el recuerdo. Pero por encima de todo quiero recalcar que este jugador, lo dejo todo en el campo, dejo su sudor, dejo su trabajo, y dejo sus lágrimas. Con esta camiseta que ha vestido durante ocho años y medio en este club.

Pero me quedo con detalles que hablan de él como persona. Muy pocas veces he visto a los empleados de un club, que a un jugador a su paso, le ofrecieran una gran ovación por los pasillos del estadio. Eso dice mucho de Juanfran como persona, que después de tantos años se ha hecho querer.

Se despide un señor. Un jugador que sin ruidos sin levantar la voz fue ganándose nuestro respeto y a la vez nuestros corazones. Una banda derecha que se va a quedar desangelada con su marcha. Dejo el listón muy alto y huelga decir que las comparaciones son odiosas. Pero todo aquel que quiera ocupar esa banda, tendrá sin duda, que compararse con uno de los mejores.

Se va, y como se suele decir…” Ojalá que te vaya bonito”. Se va con un trocito de nuestros corazones. Una persona que sin apenas hacer ruido se ha ganado el título de “LEYENDA”, por méritos propios.  Estoy seguro que allá donde vayas se te va a querer igual que se te ha querido aquí. Que dejaras tu impronta como persona, y no hay nada más importante para una persona que se le quiera y se le recuerde por sus hechos. Eso es para mí ser una “LEYENDA”. No te olvidare y como yo muchos, Juan Francisco Torres Belén. Un señor de Crevillent.

escrito por Felipe Belinchon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *