,

Había una vez un fútbol sin televisión

Por Miguel Rodriguez

Había una vez un fútbol sin televisión, un mercado de fichajes lleno de incógnitas y una serie de leyendas negras sobre personajes llamados “secretarios técnicos”. Ese cuento era el fútbol de los 80 y principio de los 90. Eran años en los que nadie sabía cómo jugaba el fichaje de tu equipo. Sólo el mundial te permitía ver por la tele a “nuestras estrellas” como Makanaki, Timoumi, etc. Si tenías suerte y pasabas el verano en La Coruña, Cádiz o Huelva, podías acercarte al Teresa Herrera, Ramón de Carranza y el Colombino, donde los mejores equipos del viejo continente y los potentes equipos brasileños, argentinos y uruguayos se enfrentaban a Real Madrid, Barcelona y nuestro Atleti.

Años más tarde, con la llegada de las televisiones autonómicas y canal plus, nuestras pantallas empezaron a llenarse de partidos y jugadores más conocidos. Primero poco a poco, la Bundesliga los sábados a las 9 de la mañana y en diferido en Telemadrid, y la Premier y el Calcio en Canal Plus. Luego todo de disparó e, incluso, hoy puedes ver por instagram la Copa América.

Hoy los fichajes ya no son sorpresa. Son incógnitas por su adaptación al equipo y al entrenador. Todos hemos visto a Trippier en la pasada final de Champions, a Lodi tumbar al Boca o Joao Félix destrozar al Eintrach en la pasada Europa League. Cuando suena un jugador corremos a ver por YouTube sus vídeos para hacernos una idea de su potencial. Seguro que juegan así habitualmente y no son sólo sus mejores jugadas.

Antes comentarios y preguntas como: “¿y si fichas a ese a quién quitas?”, “prefiero a cualquier lateral antes a Hysaj” o “Trippier es un coladero” no aparecían en las conversaciones de los 80. Tengo la sensación que se tenía mucha más paciencia con los fichajes y se era más benévolo con los jugadores que ya estaban la temporada anterior.

De verdad el fútbol lo cambió la tele.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *