,

Atco. de Madrid- Getafe.

Último partido de la jornada, la gente andaba por los aledaños del estadio revolucionada. Más bien excitada por entrar y ver rodar la pelota, con su equipo enfrente de ella. Pero un problemilla informático, precipito la ansiedad y las protestas de los socios y personas con entrada. Pues además de retrasar su acceso al estadio, les ocasiono las molestias de tener que esperar una inmensa cola, para ser cacheados y poder entrar al estadio.

                ¡Empezaba la tarde, bueno más bien terminaba la tarde, con unas sensaciones extrañas!!

Después de todos estos pequeños inconvenientes y las fotos de rigor frente a los vomitorios del estadio dirigiendo los selfies hacia el terreno de juego, pareció que los ánimos se habían calmado y volvían las aguas a su cauce.

                Un estadio a rebosar, prácticamente lleno. Pocas localidades se veían vacías. Estaba claro que nadie se quería perder el inicio de este nuevo Atlético. Con sus flamantes fichajes y la eterna duda de saber quién formara parte del once inicial. La única duda de la que todo el mundo hablaba era si saldría Thomas Partey o le daría la alternativa a Llorente. Pronto se disipo tal duda pues la alineación que iba a salir a jugar el partido ya se empezaba a anunciar por las redes.

                Y esta fue: con el 13.- Oblak, defensa de cuatro con el 12.- Lodi, 2.- Giménez, 15.- Savic. Otra de las dudas que se propagaba de boca en boca, y quedo resuelta en ese momento. Con el 23.- Tripier. Madre mía las tardes que nos esperan disfrutar con estos dos laterales de largo recorrido, técnicamente poderosos, y hábiles con el balón en los pies. Bueno y los pases medidos de Tripier de escándalo.  Como vamos a gozar este año con estos dos laterales. Claro está, si los respetan las lesiones.

                Y en el medio se resolvió la duda. Con el 5 a la espalda salía Thomas Partey, y todas nuestras dudas se disiparon de golpe. Con el 6.- Koke, con el 8.- Saúl y con el 11.- Tomas Lemar. En la delantera no había ninguna duda, pues Diego Costa y Correa estaban sancionados por lo que no podían saltar al terreno de juego.

 Resuelta esa duda los titulares fueron el 9 para Morata y el 7.- Joao Félix. En principio un equipo con mucha verticalidad, con salida por las bandas, y con un Lemar Veloz y muy vertical. Aunque aún le quedan pequeñas cosas que pulir, deja entrever que es un jugador con mucha calidad, al cual se le infravaloro el año anterior. Debido a que nada le salía y se iba diluyendo como un azucarillo en el café. Y qué decir de la fantasía de un jugador que va a crecer exponencialmente con la ayuda de Simeone. Joao Félix 19 añitos. Esta visto la única forma de pararle, era tirarle al suelo, y lo intentaron con vehemencia, pero en muchas ocasiones el chaval se supo fajar de los rivales sin sufrir percance alguno.

                Ya os he anticipado que la versión del Getafe no variaba mucho de la del año pasado, una versión, en la que prevalecía la dureza, que no confundamos con violencia, las simulaciones y pérdidas de tiempo cuando su portero cogía la pelota para sacarla desde su área.

                Y empezó el partido con un saque incomprensible que hacia indicar que el Getafe había venido a plantar el autobús y salir con sus contras mortíferas. Pero nada más lejos de la realidad el Atlético mantuvo la posesión de la pelota, optimizándola en el centro del campo.

Y entonces apareció la calidad de Saúl que con un pase de escuadra y cartabón a la banda contraria dejo a Tripier solo ante Soria, que paro el tiro inocente de Tripier.

 Esto no había hecho nada más que empezar, y ya se estaba viendo lo importante que van a ser las incisivas incursiones de nuestros laterales.

 A renglón seguido Saúl volvió a repetir el pase a Tripier. Que con un pase, de toque suave, dulce y medido a Morata, este lo remato lejos del alcance del guardameta. El equipo carburaba a las mil maravillas, se tenía la posesión. Y se manejaba el balón a placer, con tímidos arreones del Getafe.  Pero este año los árbitros han tomado la decisión de tener más protagonismo en los partidos de futbol de la liga Santander.

                Y dicho lo cual, se cargó el partido con dos expulsiones, que para mí son justas las dos. Pues según la normativa vigente la entrada por detrás al Talón de Aquiles es expulsión directa. Y Lodi comete el error de ponerle la mano en la cara a Damián. Decir que la primera amarilla de Lodi fue un poco más justa. Dio la sensación de que quiso, con la expulsión de Lodi, compensar la expulsión de Molina. Al haber sido revisado por el Var.

                 Para mi ahí se acabó el partido que el Atlético tenía hasta ese momento totalmente controlado. Entre las discusiones con el árbitro, las trifulcas en cada entrada en el área, o saque de esquina, el Getafe conseguía poco a poco sacar del partido al Atlético de Madrid, y hacerse con la posesión del balón, pero realmente con muy poca profundidad, de hecho, Oblak siguió siendo el jugador con menos intervención en el partido. Cierto es que casi al final del partido un tiro al larguero de Ángel que puso el suspenso en los corazones de los Atléticos.

                Primer partido, ganado con suspense, pero con mucha solvencia y dejando una muy buena imagen de este equipo, y de las posibilidades reales que tienen. ¡¡Ah!! Se me olvidaba recalcar la mejor jugada del partido que nos dejó la impresión de que Joao Félix no es una promesa sino un auténtico crack. Con un regate y un caño se quitó de encima a varios jugadores y se plantó en el área del Getafe, provocando un penalti que Soria adivino y paro a tiro de Morata que pudo haber hecho un doblete.  Lo dicho tres puntos de oro para iniciar la liga, siguiente partido el Leganés, otro equipo correoso y duro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *