, , ,

Atleti B 3 – 0 Coruxo: No hay quien pare el vendaval

Nueva goleada de los cachorros rojiblancos, con la que ya se colocan terceros y rescatan el sueño del playoff

Tras dos jornadas consecutivas ganando por goleada, frente a Sanse y Pontevedra, el filial dirigido por Nacho Fernández recibía en casa a un buen Coruxo que venía con esperanzas de sacar algún punto. Pero los chicos, encabezados por un Darío Poveda que está en racha y un descomunal Riquelme (autores de dos de los tres goles), no defraudaron: goleada, portería a cero, y a ilusionarse, rescatando el sueño de la pasada temporada: el playoff de ascenso.

El once de Nacho estaba formado por Diego Conde; Carlos Isaac, JC, Álvaro García, Manu Sánchez; Germán Valera, Toni Moya, Sanabria, Riquelme; Óscar Clemente y Darío. Un 4-4-2 con Toni Moya y Sanabria en el doble pivote y Óscar (que está haciendo una temporada espectacular con cinco tantos anotados) moviéndose por detrás de Poveda. Sólo dos variaciones respecto al partido en Pontevedra: C. Isaac por Solano y Jota por Mejías (central y lateral derecho). Por su parte, el Coruxo, dirigido por Miguel Ángel Alonso Naya, salía con Alberto; Antón de Vicente, Lucas, Crespo, Manu; Carlos, Jonathan Vila, Barril, Añón; El Ouatani y Mateo.

El Atlético salía muy fuerte al partido, rondando desde el primer momento las inmediaciones de la meta de Alberto y haciendo sufrir a los gallegos con la velocidad de sus jugadores, en especial de los bandas Roro y Valera, ayudados de las continuas incorporaciones de los laterales y el juego entre líneas de Óscar.  Con este guión llegaría el primer gol rojiblanco, ya en el minuto 7 de partido, cuando una falta en la media luna del área, ejecutada por Riquelme, rebotaba en la barrera, pero el rechaze le volvía a quedar al chaval, que sin pensárselo dos veces, batía al guardameta visitante de un gran disparo colocado, pegado al palo, para subir el primero al marcador. 

Minutos después, con el filial colchonero dueño y señor del partido, el uruguayo Sanabria estrellaba un balón en el palo, que a poco estuvo de convertirse en el segundo tanto. Tampoco llegaría este en el minuto 29’, cuando Darío Poveda ponía a Alberto en serios apuros con un gran remate en plancha de cabeza, tras un buen centro lateral de Toni Moya. Sin embargo, en el minuto 32’ llegaría el gran susto y momento clave del partido: el extremo del Coruxo David Añón era derribado en el área por Carlos Isaac y el colegiado señalaba penalti. Pero ahí estaba Diego Conde, para adivinar e interceptar el penalti, ejecutado por el propio Añón, con una gran estirada.  Sin apenas tiempo para reponerse de ese fallo, un ataque eléctrico de los chavales rojiblancos, con tuya – mía entre Valera y Óscar para la posterior internada en el área de este último, acababa con el balón en los pies de Darío, que, con sangre fría, definía abajo a un lado de forma magistral. El killer alicantino no faltaba a su cita con el gol, sumando ya cinco en los últimos tres partidos.

Ya en la segunda parte, corría el minuto 50’ cuando una acción desafortunada de Carlos, tras un pase errado al portero, permitía a Roro Riquelme avanzar totalmente solo hacia la meta de Alberto. Pero el chaval, en un gran acto de generosidad, le cedía el esférico a su compañero, Germán Valera, para que éste anotase, a placer, el 3-0. Tras el gol, el  Coruxo seguía sufriendo la velocidad y pegada descomunal de los pupilos de Nacho. Aunque los gallegos tenían una ocasión en las botas de Silva, que acertaba a despejar Diego Conde, y otra del recién entrado Sylla, Germán Valera estaría a punto de lograr el doblete en los minutos finales, tras un pase sublime de Roro. El disparo del joven jugador de 17 años sería repelido entre Alberto, con una prodigiosa intervención, y el travesaño. 

Excelente victoria, otra más, de los chavales de Nacho Fernández, que ya sueñan con repetir el éxito de la pasada temporada y, por qué no, con superarlo. El técnico afirmaba en rueda de prensa que “era muy importante la victoria porque había enfrentamientos directos en la jornada. Y era importante no sólo ganar sino también haciéndolo manteniendo nuestra portería a 0. El domingo pasado en Pontevedra no fuimos capaces de acabar sin recibir gol después de ir ganando 0-5 en el minuto 85 y se nos escapó ese gol. Alguien pensará que daba igual ganar por 0-5 o por 1-5, pero no es así, sobre todo por la autoestima de los chavales”. 

Además de recalcar y darle importancia a haber dejado la portería a cero, también elogió a sus chavales, en especial a Riquelme y Poveda. Pero no se queda ahí: “En cualquier club del mundo, incluido éste, cuando los resultados acompañan todo es mucho más fácil. El futbolista cree al 100% lo que le dice su cuerpo técnico y lo que trabajamos durante la semana. Otra vez, una semana más, quiero dar la enhorabuena a los chavales porque han tenido un derroche tremendo tanto a nivel físico como táctico y técnico. Van creciendo y día a día se les va viendo mucho mejor. El equipo va cogiendo peso, va siendo mucho más compacto, pero no podemos quedarnos ahí. Esta semana se ha publicado que estamos haciendo el mejor arranque de la historia, pero eso no valdrá para nada si no le damos continuidad en el trabajo”. Confianza plena en estos chicos, que nos seguirán regalando estas tardes de gloria y muchas alegrías. Este es el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *