, , , , ,

Suma y sigue

Por Luis C. Arcos

Tres puntos importantísimos los sacados hoy por el Atlético en la tercera jornada de Fase de grupos de la Champions, contra el Leverkusen. El equipo sigue firme. Otro partido más con la portería a cero, y siguiendo en construcción de un bloque que, por momentos, se va pareciendo al equipo que todos esperamos.

Hoy ha sido un partido en el que algunos jugadores siguen llamando fuertemente a la puerta, pidiendo más minutos. Espectacular actuación de Felipe, llamado a ser una pieza importante en el equipo este año. Hermoso, yendo de menos a más, ha terminado con el gusanillo que tenían los aficionados atléticos en el estómago, tras la lesión de Giménez, y donde mucha parte de la afición ha visto aparecer los fantasmas de otras veces. Pero no. Hermoso ha demostrado que va a ser un gran central, y que, con el tiempo, incluso, probablemente, acabará siendo el central titular de la Selección española. Eso sí, con paciencia. Herrera, dando equilibrio en el medio del campo. Poco a poco teniendo minutos, y cogiendo sitio.

Un equipo que, sin hacer un partido brillante, ha sabido competir otra vez. Muy ordenados, aunque con poca claridad de cara a portería y un poco flojos en la elaboración. De hecho, algunos jugadores no han tenido su mejor partido en esta faceta. Thomas y Koke, han estado más flojos de lo habitual en la salida del balón y con muchas imprecisiones, lo que ha hecho que muchas jugadas no finalizasen correctamente en la zona de tres cuartos.

Aún así, el equipo nunca ha bajado los brazos, y tras una gran apertura de Lemar, que había entrado por Correa, y un preciso centro de Lodi a la cabeza de Morata, que partía hoy desde el banquillo, y que salió por Koke, acababa con el balón en el fondo de la portería para darle la ventaja que, por hechuras, por tenacidad y competitividad, el equipo se estaba mereciendo. No por brillantez, pero sí por creer en lo que hacía.

Una victoria importante, en la que le da la posibilidad al equipo de, ganando en su visita a Leverkusen, clasificarse para Octavos a falta de dos jornadas. Algo que, para un equipo en reconstrucción pocos lo habrían firmado antes de empezar la pretemporada.

Ahora sólo toca fijarse en el horizonte más cercano. Y ese es el que nos deja ver al Athletic de Bilbao. Otro partido importante para mantenerse en la parte alta de la clasificación de la Liga, y para seguir aumentando la confianza de los jugadores.

Lo peor del partido de hoy, un sector de la afición, que, tras la importante victoria, ha pitado a Simeone y a los jugadores. Ya lo dijo el Cholo hace poco: «Que no nos confundan«. Pero todavía hay quien no se entera de nada.

Gran victoria, y las ilusiones intactas para seguir molestando y compitiendo por todo. El tiempo ya dirá hasta donde podemos llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *