, , , , ,

Basta ya de desigualdades

Por Luis C. Arcos

La Comisión Antiviolencia ha propuesto una multa de 75.000 euros al Atlético de Madrid por la exhibición de una pancarta. Una pancarta de agradecimiento a todos aquellos aficionados colchoneros que aportaron dinero para la construcción de una estatua de Luis Aragonés. Imagino que esa pancarta provocaba inseguridad en el Metropolitano. De ahí la multa. Guste o no, desde el Frente Atlético salió la iniciativa de una colecta entre los aficionados atléticos para la creación de una estatua en honor a Luis Aragonés. Entonces, ¿qué problema hay con que en dicha pancarta se haga alusión a los «frentistas«? ¿Qué violencia genera?

Me parece una auténtica vergüenza.

¿Cómo es posible que estos señores puedan tomar estas decisiones? Aún recuerdo los 300 euros de multa al Barcelona por el caso Griezmann. Las comparaciones son odiosas, ¿verdad? Cuánto miedo está generando este Atleti, y cuántas ganas se le tienen. Es impresionante. Cada vez se ve más la diferente vara de medir, entre lo que sucede con el Atleti, y su entorno, y otros equipos que han vivido muy bien repartiéndose el pastel hasta que llegó Diego Pablo Simeone. Cuánto daño que ha hecho con su llegada. Y cuánto daño está haciendo con su trabajo. Qué manera más ladina de querer ver al Atleti en el plano que ya no le corresponde. Cuánta envida a una afición que está por encima de muchos estamentos. Una afición que se encuentra entre las mejores aficiones del mundo.

Entre unos y otros quieren resquebrajar esta afición, pero la hinchada colchonera siempre ha podido con todo. Siempre se ha levantado ante todo. Y nadie va a poder destruir a este equipo. Porque su afición no lo va a permitir.

Basta ya. Basta de tanta diferencia a la hora de sancionar. Ya sea al club, a jugadores o a entrenadores. Basta de no medir con la misma vara. Mientras en un campo se multa por pancartas de agradecimiento a sus aficionados, en otros campos no se sancionan otros tipos de cosas. Mientras a unos jugadores (atléticos, evidentemente) se les sanciona con 8 o 12 partidos, a otros no se les juzga de la misma forma. ¿Miedo? ¿Connivencia? ¿Ignorancia? ¿Despiste? No lo sé. Lo único que se es que el Atlético de Madrid, y su afición, es mucho más grande que lo que parece que se merece de estas instituciones. Ya está bien de desigualdades.

El sábado, en el Metropolitano, es el momento de alzar la voz. De estar juntos. Más juntos, si cabe, que nunca. Y demostrar a todos que nadie va a poder con esta afición, y con este equipo. Que juntos somos más fuertes. Y que sigan teniendo el miedo en el cuerpo de ver una afición tan unida que lleva a su equipo en volandas, desde el minuto 1, hasta el final. Ese es el único miedo que se puede sentir en el Metropolitano. El único.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *