,

¿Qué es ser serio?

Sábado 26/10/2019 23:00. Bajaba andando por la Avenida de Luis Aragones tras una tarde de sábado muy rojiblanca, con 3 victorias en menos de 9 horas (1-4 las chicas, 3-2 los peques y 2-0 los chicos) cuando, de repente, sonó mi teléfono. Era Jaime. Un amigo rojiblanco de pura cepa. Sólo había podido ver los últimos minutos del partido y, como tantas veces, quería hablar del Atleti. “¿Cómo hemos jugado hoy?“. “Pues muy serios la verdad, sólo al principio temí por el partido, pero claro, tenemos a Oblak”. Después le hablé del gran partido de Correa, de la evolución de Hermoso y la solidez del equipo.

Jaime me entendió perfectamente pero tengo la sensación que en los tiempos tan “exigentes” en los que vivimos muchos no lo harían.

Según Google, el término serio tiene 10 significados. Uno de ellos es “contrario a alegre, que se muestra disgustado o preocupado”. Este significado sería con el que se quedarían los más críticos con el equipo y el Cholo. Yo, sin embargo, me quedo con esta acepción “que no sirve como simple distracción o diversión y aspira a ser considerado importante”.

Hace ya unos años, entrenadores como Hector Cúper, Fabio Capello, Rafa Benítez, etc. demostraron que la estética no es lo prioritario. Si se encajan pocos goles probablemente se podrá pelear por títulos. Luego, cuantos más goles metas, más posibilidades habrá. Pero siempre en ese orden.

En esas está el Atleti. Sólo ha encajado en 4 de los 14 partidos disputados esta temporada (7 goles). Esto explica su privilegiada posición en Liga y Champions. Pero su escasez anotadora ha provocado una desconfianza en cierto sector de la afición.

Hace unos días, Simeone decía que el equipo estaba bien. Muchos se tomaron esta aseveración como una ofensa. Yo creo que comentó algo muy sensato. El Atlético de Madrid está pasando un mal momento, eso es evidente. Sin embargo ha sido capaz de poner el candado en la portería de Oblak. Poco a poco los goles llegarán (en los últimos 3 partidos ya han anotado Morata y Diego Costa) y, seguramente, las sensaciones cambien.

Mientras tanto, tocará luchar y seguir apelando a esa “seriedad”.

“Jamás, jamás te dejará esta hinchada, en las buenas o en las malas, nunca deja de animar”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *