, , , , ,

Esta Liga está muy bonita

Por Luis C. Arcos

Tras jugarse los partidos de este sábado, de la jornada doce, podemos encontrarnos con que Barcelona, Real Madrid, Atlético de Madrid y Sevilla, se encuentran a un sólo punto. Y a esto, hay que sumarle que falta por jugarse el partido del Granada contra la Real Sociedad, y que puede dar con los dos entre los elegidos de esta Liga.

Hoy, el Atleti se ha dejado dos puntos en el camino, aunque, debería de haberse traído, por merecimiento, los tres puntos en el partido contra el Sevilla. En un primer tiempo igualado y muy táctico, donde el Atlético se preocupó más de maniatar al Sevilla que se ir a por el partido, llegó una jugada a balón parado que permitió al Sevilla irse por delante en el marcador al descanso del partido.

Ya, en la segunda parte, y tras los cambios del Cholo, dando entrada a Diego Costa, por un desafortunado Lemar, y a Arias, por Trippier, el Atleti tuvo sus mejores minutos, en los que apretó y metió al Sevilla en su área. Fruto de ello llegaría un primer gol, de Costa, anulado por el VAR. Y poco después, tras gran jugada de Correa, el mejor, probablemente, del partido, llegaría el gol del empate, obra de Morata, de cabeza en el segundo palo. El cuarto, en los últimos cuatro partidos. Un gol que, a la postre valdría un punto para mantenerse en el grupo de cabeza.

Con el empate, el Atleti apretó y metió una marcha más, hasta que llegó el penalty a Koke, del que avisaría el VAR al árbitro. Un penalty que no pudo ser transformado por Diego Costa, ni por Lodi en su rechace.

Era un momento en que el Atleti tenía contra las cuerdas al Sevilla. Pero, incomprensiblemente, a partir de aquí, el Sevilla, bien por pundonor, o porque físicamente se encontraba mejor, echó atrás al Atlético viéndose un nuevo partido de ida y vuelta, donde cualquiera de los dos pudo haber marcado.

Todo parecía visto para sentencia, hasta que, en el minuto 92, llegó la jugada del partido. Tras dos tiros a puerta consecutivos, uno de Diego Costa, y otro de Morata, vino la jugada invisible para el árbitro y el VAR. El balón da en la mano de un jugador del Sevilla, y aprovechándose de ello, retiene el balón, entre sus piernas, en la línea de gol, permitiendo al portero hacerse con el balón. Una jugada que el árbitro no quiso ver, y que el VAR debe ser que tampoco quiso ver, porque no intervino.

Con esto, un punto para cada uno. Un punto que, tras la jornada de hoy, ha sido importante para mantenerse ahi. En la cabeza del pelotón.

Una jornada que permite seguir viendo una Liga muy competida, y en la que podríamos haber visto al Atlético líder, de no ser porque a los del VAR se les apagasen los televisores antes de acabar el partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *