, , , , ,

Desastre en Leverkusen

Por Luis C. Arcos

Empezaba el Atleti la jornada de Champions sabiendo que la Juventus había ganado, y sabiendo también que con una victoria en la cancha del Leverkusen le permitía clasificarse matemáticamente para los Octavos de final, lo que les permitiría poder dosificar mucho más los partidos. Todo se perfilaba para una noche tranquila. El rival, en un mal momento deportivo. Décimos en la liga alemana. Una liga que, como todos sabemos, no se caracteriza por ser una liga muy dura, ni competitiva. Y en la fase de grupos, llegaba con cero puntos tras la primera vuelta. Pero todo esto no eran más que suposiciones. La realidad fue muy diferente.

Ya, para empezar, una mala elección en la indumentaria elegida por parte de Atleti, ya que eligió el «pijama» para saltar al campo. Es posible que viéndose ya con el pijama puesto les entrase ese sueño normal que te entra cuando te lo pones, y salieron ya dormidos al campo.

Desde el principio del partido se vio un equipo sin ambición, sin intensidad, con una falta tremenda de competitividad. Muy lentos en todos los aspectos. Tanto, que cuando querían darse cuenta ya les habían robado el balón cuando lo tenían en posesión. La presión a los defensas sin continuidad, por lo que siempre salían muy cómodos de ella los alemanes. No conseguía hilvanar una serie de más de tres o cuatro pases seguidos. Los pases adentro casi siempre a los rivales, y nunca alcanzaban su objetivo. Algo que en otros deportes, como el tenis, se llamaría errores no forzados. Una falta de intensidad que hacía ver un equipo plano y ramplón en ataque.

No ha sido un partido en el que no pueda haber ningún jugador señalado, algo que ni pretendo, porque ninguno destacó por encima del resto. Los laterales no cumplían con la misión que les encomienda el Cholo. Sus subidas por banda, cuando se producía alguna, eran muy estériles. Los centrales, muy dubitativos. Incluso, uno de sus errores defensivos, costó el segundo gol del Leverkusen. El medio del campo, totalmente deslabazado. Koke y Saúl no encontraban salida del balón, y Thomas no tuvo su mejor día. Menudo remate de cabeza para meter el balón por la escuadra, con la mirada atónita de Oblak, viendo como ese remate se iba al fondo de su portería. Correa no fue el de los últimos partidos. Sin chispa, sin regate, sin desborde. Costa, desaparecido otra vez más. Y Morata, más pendiente de sus luchas con sus marcadores y forzando caídas al suelo al mínimo contacto, más que buscar los desmarques necesarios para que sus compañeros le encontrasen. En definitiva. Un partido malo. Muy malo. Cabe destacar que el primer tiro a puerta del Atlético de produjo en el minuto 64, y el primer corner en el 71. Maravillosos números para un partido de Champions contra un equipo tan inferior.

Sólo hubo un ápice de esperanza, y fue con las salidas al campo de Lemar y Vitolo, por Lodi y Costa. Aquí vinieron las mejores jugadas del Atlético, aunque era una batalla muy desigual. Pero todavía el Atleti iba a tener una oportunidad, y fue tras la expulsión de un jugador alemán, en el minuto 84. A partir de ahí, el equipo se echo arriba. Por fin. Y fruto de ese arreón llegó el gol de Morata. Poco para lo que se pide a este equipo. Un equipo que incluso pudo acabar empatando en la última jugada del partido en un uno contra uno de Morata con el portero cuyo lanzamiento golpea en el cuerpo del guardameta.

En definitiva. Un partido para olvidar. El peor partido del Atlético en esta temporada. No es que se hayan regalado 45 minutos en esta ocasión, sino que se regalaron 84 minutos. Y así, poco se puede hacer.

Ahora sólo toca mirar al frente. Pensar en el Español, y parón de selecciones que va a venir muy bien para aclarar ideas, y conceptos, así como hacer piña en el vestuario para acometer el resto de temporada. Aún así, hay que ver la botella medio llena. No podemos entrar en alarmismos. Ha sido un terrible partido donde se ha tocado fondo, y se debe usar para darse un impulso y salir de esta situación.

Con todo, el equipo está a un sólo punto del líder en la Liga. Dependen de sí mismos en Champions. Ganando en Turin, y estoy convencido de que lo pueden hacer, serían líderes de la fase de grupos, a falta del último partido en el Metropolitano. Incluso, está a punto de volver a jugar João Félix. El fichaje estrella de este año que acabará explotando como todo el mundo esperamos.

Toca pasar página, y toca estar todos juntos. Es la manera de poder con todo y contra todos. Porque de esto también se van a querer aprovechar muchos. Creo en este equipo. Creo en estos jugadores. Y creo en Simeone. Entre todos vamos a levantar esto. Estoy seguro. Ah, y otra cosa. Por cierto, Atleti. No volváis a utilizar más el «pijama» en un partido oficial, que los jugadores se duermen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *