, , , , ,

Jornada de reflexión

Por Luis C. Arcos

Hoy es jornada de reflexión. Mañana es día de elecciones, y juega el Atleti contra el Español. Por eso, me he sacado una cervecita y me he puesto a reflexionar.

Qué nos está pasando? Dónde está esa afición colchonera que, con tanto orgullo, ha defendido siempre sus colores, y a su equipo. Un equipo que ha querido ser siempre ninguneado y menospreciado por la afición madridista y por la prensa que siempre ha comido de la mano de los poderosos. Qué nos ha pasado?

No puedo entender que, en la etapa más gloriosa, desde que se fundara el club, en el 1903, estemos con esta desunión. No puedo entender que haya mucho atlético inmerso en una guerra civil que no nos lleva a ningún lado. Una desunión que sólo hace fuertes a quienes se veían relegados a un segundo plano. A quienes han querido desestabilizarnos, queriendo hacernos creer que, aunque se nos desmoronase un equipo, en los últimos dos años, y teniendo que recomponernos, teníamos el mejor equipo de todos los tiempos. Y que eso significaba tener que ser un equipo galáctico de la noche a la mañana. Qué nos está pasando?

Todavía tengo presente el día que llegó el Cholo al Atleti y muchos no daban ni un duro por él. Porque no tenía un bagaje importante. Sólo en Argentina. Llegaba tras el oasis en el desierto que nos dejó Quique Sánchez Flores, donde se ganó una Europa League, y una Supercopa de Europa. Un Quique que se vino arriba tras estos títulos, diciendo que pasarían 30 años hasta que se volviese a repetir algo parecido, y que sería entonces cuando se valorarse lo conseguido. Me alegro de que no tuviese grandes dotes de vidente, ya que, tras él, llegaría el Diego Pablo Simeone para conseguir una Liga, una Copa del Rey, dos Europa Leagues, dos Supercopas de Europa y una Supercopa de España. Eso, sin olvidar que nos metió en dos finales de Champions. Algo que sólo se había visto una sola vez, en más de 100 años de historia.

Pero ahora, no sé qué nos está pasando. Cuánto daño parece que nos ha hecho todo esto. Ahora resulta que debemos ser un equipo que nunca hemos sido. Ahora parece que tenemos que ser galácticos. Tenemos que ganarlo todo. Tenemos que jugar como los ángeles. Parece que hemos confundido el tener que exigir, y ser críticos con el equipo cuando se les tiene que exigir, a querer obligar al equipo a estar en una posición que, tal vez, todavía no nos corresponde.

Aún recuerdo a los Tiago, Gabi, Godin, Raúl García, Diego Ribas, Villa, Falcao, Filipe Luis… Incluso a Griezmann, que, aunque no se portó nada bien en su salida, hay que darle los méritos deportivos que tiene mientras aquí estuvo. Pero aún así, tenemos que comprar que tenemos el mejor equipo de la historia. Y más aún. Ahora resulta que las críticas se vuelcan contra el Cholo. Un entrenador que nos ha dado todo. Que nos ha situado en el lugar del que nunca nos debimos descolgar.

Ahora somos uno de los equipos más fuertes de Europa. Uno de los equipos al que no quiere nadie en los sorteos de las competiciones europeas. Atrás han quedado aquellos años de penurias.

Si. Es día de reflexión. Y sigo pensando en cuándo acabará todo esto. Cuándo acabarán estas guerras internas que no llevan a ningún lado, sino a alimentar y dar carnaza a quienes nos quieren ver como antes. Ojalá todo acabe pronto y volvamos a estar todos juntos, para ser más grandes. Para ser lo que siempre hemos sido. La mejor afición del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *