,

LAS DOS CARAS DE LA MONEDA.

No es lo mismo decir: “En dos pelotas negras” que “Dos negras en pelotas”. Y os preguntareis ¿A colación de que viene esto?

        Pues esto viene a colación de muchos comentarios que he visto y oído, que el Atlético de Madrid jugo ayer dando pena. Lo cual no comparto ni muchísimo menos, lo respeto por supuesto, pues todos tenemos opiniones y son muy respetables todas. Por eso me decidí a expresar la mía.

        Cierto es, y nos engañaríamos si no lo pensásemos, que el Barcelona a partir del minuto 10 ,más o menos, se hizo dueño del partido y que el Atlético de Madrid parecía una aldea Celtiberia resistiendo a las acometidas brutales de los romanos. Ahí fue donde se acuño la coletilla tan nombrada por todos cuando se habla de una resistencia a un acoso sin cuartel, “Resistencia Numantina”, pues fue allí donde se produjo tal hecho.

        Dicho esto, el Barcelona se encargo de desactivar por completo al Atlético con un estelar Leo Messi, al que todo le salía bien, incluso los rebotes le favorecían.

El Atlético de Madrid resistió como pudo todas las embestidas del Barcelona que estaba bendecido por los dioses del balón.

        Pero sin más que añadir la primera parte solo fue eso acoso sin cuartel por parte del Barcelona. Cosa que no sorprendía a nadie pues era lo que se veía venir desde lejos.

Todo les salía, y si esa cara les toco a ellos. A nosotros nos tocó la otra cara de la moneda, no nos salía nada, no se presionaba en condiciones, no tenía una salida limpia del balón que se perdía muy rápidamente, pero no porque se les hubiera olvidado jugar al futbol.

        Sino porque el Barcelona fue una apisonadora que no dejaba jugar al futbol, ya fuese por su calidad que es indiscutible, o por su presión a medio campo.

  Pero es aquí donde quiero poner mi énfasis, no es que el Atlético jugara mal o penoso, es que el Barcelona se encargó de no dejar jugar a nadie al futbol.

  Indudablemente para jugar al futbol hay que tener la pelota, y el Barcelona de una forma u otra se encargó de desactivar al Atlético y quitarle la pelota. Por cierto, me gustaría decir un apunte, se jugaba en Arabia Saudí o en el patio de casa del Barcelona porque la presión del público se hizo notar desde el minuto uno.

En la segunda parte se barruntaba más de lo mismo, un Barcelona en modo supremacía. Pero los cambios de Simeone en la segunda parte le dieron otro aire al encuentro.

  Koke en el minuto 46’ a pase de un bregador Correa batió por raso a Neto, dejando con cara de tontos a todos los aficionados que estábamos viendo el partido. Pero como ya hemos visto en muchas ocasiones el equipo se echó atrás para intentar mantener el resultado y ante un todopoderoso Barcelona es un craso error, como se vio. Pues a renglón seguido Messi se encargó de igualar el partido con un tiro de su pierna derecha, entre Koke y Savic.

De nuevo Messi en plan Dios, volvió a tomar los mandos del partido, y volvió a meter gol. Para mi bien anulado por el VAR pues toma ventaja ayudándose con el antebrazo.

Parecía que iba a dar igual, pues era cuestión de tiempo que el Barcelona hiciese su gol. La superioridad era evidente. Y a pase de Jordi Alba con un remate de cabeza de Suarez, tras paradón de Oblak, a mi entender el “Mejor portero del mundo” al menos para mi. Le quedo franco a Griezmann el rechace, que remato con la cabeza dentro de la portería.

Personalmente y habiendo estado padeciendo todo el partido, me abatió la desesperanza, 2-1 y el Barcelona no aflojaba. Otra Parada de Oblak, que parecía multiplicarse, a Suarez. Nos hacía presagiar que el tercero estaba a punto de caer. Y así fue, gol de Pique a pase de Arturo Vidal, que el VAR se encargó de anular pues por milímetros estaba tomando ventaja de su situación, fuera de juego, muy justo, puede, pero fuera de juego.

Parecía imposible que esto se les fuera de las manos al Barcelona, tenían el balón y a Messi en plan Maquina. un equipo contrario que no podía salir de su campo.

Y en mi humilde opinión aquí estuvo el quick de la cuestión. Los cambios que realizo Simeone en el encuentro. Vitolo Y posteriormente Llorente, le dieron otro aire al encuentro.

La defensa del Barcelona empezó a hacer aguas, no creyéndose lo que estaba pasando, el Atlético tiraba de “orgullo y corazón”. Primero con un mano a mano que fallo Correa y después otro de Joao Félix.

Y en una contra de libro Vitolo se quedó solo delante de Neto que le hizo penalti, y por consiguiente amarilla. Que antes si o si era roja y ahora es amarilla.

Las semifinales de Roma y Liverpool cayeron como una losa en la defensa del Barcelona, la cual se vino abajo incomprensiblemente. El Atlético encontraba espacios que antes ni existían, y con contras rápidas, se plantaba en el área del Barcelona.

Por cierto, decir que el VAR se encargó de poner un poco de polémica en el encuentro. Pues una mano de Pique en el área, que para mí era penalti. Y digo, es mi opinión, que además de modificar y frenar la velocidad y recorrido de la pelota, la posición de la mano no es natural como nos querían hacer ver, además de tenerla separada del cuerpo.

2-2 la prorroga se veía venir, pero Correa, de nuevo, se encargó de quitarnos ese peso de encima. Pues tras otra contra en la que la zaga del Barcelona volvió a hacer aguas, Correa se quedó solo ante Neto que no pudo, aunque lo intento, evitar que la pelota entrara en su portería. Un Atlético que más con Coraje, Orgullo y Corazón cambio las tornas del partido.

Un partido que pasara la historia, ya no solo de por donde se disputaba, sino por la lección que dio el Atlético de Madrid con un mal partido. Peleando y creyendo se le puede ganar al todopoderoso Barcelona. Hoy más que nunca luzcan sus camisetas del Atlético de Madrid. Pues esta gesta pasara a los anales de la historia, de como un equipo que trabaja y cree, puede ganar a Goliat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *