in , , , ,

El VAR y su mala utilización

Por Luis C. Arcos


Otra jornada más, y otra polémica más. Y los protagonistas, los de casi siempre. Árbitros, el VAR y el Real Madrid. Casualidad o causalidad? Yo, la verdad, es que cada día creo menos en las casualidades.
Parece que empieza a asentarse el VAR en el fútbol. Pero parece que no se encuentra en las mejores manos posibles. Hay quienes dicen que no debería manejarse por árbitros, porque, según algunos, ningún árbitro quiere dejar mal a otro compañero que se encuentra en el verde, y hoy por ti, y mañana por ti. Otros, porque están bajo las directrices de los de siempre, y ante eso, poco hay que hacer. Otros dicen que deben ser independientes al fútbol. Gente independiente que trabaje para ello. No se. La verdad es que no sé cómo se puede arreglar esto. Pero mala solución tiene. Y todo porque el fútbol es pasión. Afición. Y todos tenemos ese aficionado dentro que no se si nos haría ser justos delante del VAR.
Y quien sale beneficiado de todo esto, quién es? Pues el que tiene más aficionados repartidos por el país. Ya lo dijo Iturralde en una ocasión, y es que la mayoría de los árbitros son del Madrid. Y como tal, es posible que se puedan dejar llevar por esa afición a su club para no ver aquello que todo el mundo ve. O, al menos, todo aquel que no es madridista. Porque de una cosa estamos muy seguros. Y es que un madridista no suele ver sus errores, ni las jugadas polémicas las suele ver en su contra.
Lo del derby es otro caso más entre tantos. De hecho, sólo se le han pitado 5 penaltys al Atleti en 82 partidos en el Bernabeu. Y no será porque no se han producido, no. Pero cuesta hacer sonar el pito, tal vez, por el frío, o verlo en el VAR, tal vez porque se vaya en ese momento la señal.
Todo arrancó desde aquella jugada de Vinicius en un partido contra la Real Sociedad, y aquel “todo OK José Luis”. Cuánto daño hizo. Ya podrían haber pitado aquel penalty, aunque no fuese. Tal vez todo habría mejorado.
Desde entonces, todos calladitos. Que hay manos de Casemiro o Ramos en un partido contra el Atleti, donde, en ese mismo partido se le pita un penalty a Vinicius fuera del área, o se le anula un gol a Morata por un gol en fuera de juego, que nunca se aclaró, o ahora un penalty de Casemiro a Morata, que no interesa, o el penalty de Ramos a Correa en la final de la Supercopa, que pasó de puntillas, pues no pasa nada. Todo OK José Luis.
Y todo, cuando hace sólo 15 días se le anula un gol al Sevilla por presunta falta en un bloqueo, a balón parado, para aprovechar un remate de un compañero. Ahí si funciona el VAR. Pero no cuando se hace otro bloqueo a un jugador del Atleti, por parte de Bale, para que Ramos remate a las mallas el empate en la final de Lisboa. O para que se le de validez al gol de Ramos en la final de Milán. Ah, claro. Que ahí no había VAR. Y digo yo. Qué habría pasado aunque hubiese habido? Habría sido también interpretable? En fin. Que más de lo mismo.
Lo que debería de pasar es que los árbitros, así como los integrantes del VAR que tuviesen ese tipo de errores, se les debería sancionar a perpetuidad, porque no valen para esta profesión. Porque, o no valen, o es que cumplen directrices, que sería aún más grave, y quisiera no pensarlo.
El VAR es una buena herramienta, si. Pero está en manos de unos personajes que no tienen ni idea de usarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *