in , , , ,

Mirando al Atleti para desviar la atención

Por Luis C. Arcos

Sólo hace falta que lleguen malos momentos en la caverna blanca para darse uno cuenta de sus miserias. Algo que se repite en cada una de las veces que les viene mal dadas.

Cuánto daño ha hecho la eliminación del Madrid en la prensa deportiva. Qué manera más ruin de esconder los errores cometidos, echando su mirada hacia el Atlético de Madrid, y queriendo desviar la atención de los aficionados, para que pase desapercibida una realidad. Y no es otra que los errores cometidos por Zidane, principal responsable de la eliminación del equipo madridista de la Copa del Rey, en su planteamiento, y en su convocatoria. Pero es mucho más fácil, al día siguiente, salir con la noticia de que Simeone sigue siendo el entrenador mejor pagado, muestra evidente de querer desviar la noticia e intentar minimizar tan escandalosa derrota.

Nadie quiere poner en la palestra la ausencia en la convocatoria de Casemiro. Ni que el portero suplente del Madrid no es capaz de atajar un balón que le llega, algo que no tuvieron escrúpulo alguno en criticar con Adán. Ni que Militao está muy por debajo del rendimiento de Felipe. Sólo se han centrado en la mala forma de Marcelo, al que Zidane es el que pone de titular, o de que Bale se marcha en el 82, como si fuese su culpa la eliminación del Madrid. La vara de medir sigue siendo diferente. Como siempre. Y más, en una eliminatoria, a partido único, contra uno de los equipos más en forma de la Liga española. La Real Sociedad. Y más aún, jugándose en casa, y teniendo en la mano el el pase a unas semifinales que les podían dejar a las puertas de un título. Pero no. Es mejor mirar hacia otro lado. Hacia el Atleti. Como cada vez que quieren tapar sus vergüenzas. Pronto saldrán con el discurso de que esta Copa ha perdido interés. Incluso prestigio, con los equipos que han quedado en semifinales. Todo menos asumir su realidad. Asumir la sensación real de su eliminación. Vergüenza.

Estás cosas no hacen más que reforzar la idea de que Simeone sigue, día a día, molestando a muchos. Sigue siendo la referencia. Sigue siendo el líder de un equipo que les ha conseguido arrebatar en muchas ocasiones el lugar en el que se habían acomodado. Ahora, el Atleti es el equipo al que temen, y con quién no quieren encontrarse. Lo gracioso de todo es escuchar en el Bernabeu los cánticos de “Cholo, quédate” una vez que iban ganando, y se les acabaron las pipas, cuando llevaban seis años consecutivos sin ver ganar al Madrid en su campo, y sufrir para ganar cada vez que se enfrentan en alguna final al equipo rojiblanco. Eso, el día que ganan. Porque hay que recordar que, desde la llegada de Simeone, se han ganado el mismo número de finales. Tres. Cierto que los títulos no serán igual de importantes. Pero cuando llega el momento, una final siempre es una final. Y cuando están los dos eternos rivales enfrente aún más. Las victorias siempre tienen un sabor especial. Y si no que se lo digan a los madridistas cómo celebraron en el vestuario una simple victoria en un partido de Liga. Si eso lo hiciesen los jugadores del Atleti les llamarían de todo.

Ahora, otro objetivo parece ser el VAR. Todo, debido a una interpretación arbitral, y del VAR, en el gol anulado a Vinicius contra la Real. Qué memoria más frágil. Qué pronto se han olvidado del penalti a Morata en el Bernabeu unos días antes. O el gol anulado al Sevilla en el partido anterior, también en el Bernabeu. En fin. Lo de siempre.

Ahora sólo queda llenar el Metropolitano en el partido contra el Granada, para llevar al equipo en bolandas hacia una victoria que se antoja importantísima para seguir ahí peleando en los puestos de Champions. A ver si se van recuperando efectivos de la enfermería y volvemos a estar donde debe estar el equipo realmente. Luchando, y compitiendo por todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *