in , ,

Tortilla de patata sin huevos ni patata

Los entresijos de elegir a dedo los resultados

Hace 40 años y 6 meses nací en el Hospital Nuevo Parque de Madrid. Seis meses después, recuperando los orígenes gallegos de mi familia , nos fuimos a vivir a La Coruña.

La Coruña ha demostrado todos los sobrenombres o etiquetas que le han puesto: “la ciudad que duerme de pie”, “la ciudad de cristal” o “la ciudad en la que uno no se siente forastero”. En esta bendita ciudad, la comida te lleva a otra dimensión: pulpo, marisco, pescado, ternera … y TORTILLA. Allí los huevos son amarillos y las patatas blancas. Todos los restaurantes, tascas y casas la hacen del mismo modo, pero el resultado, aunque extraordinario casi siempre, no se parece en nada. Allí poner cebolla a la tortilla es como poner chorizo a una paella o no poner garbanzos a un cocido madrileño. Pero más allá de la “pelea” en el resto de España sobre si la tortilla debe tener o no cebolla, lo que todos tenemos claro es que una tortilla debe tener huevos y patatas.

Ahora que desconocemos nuestro futuro, el futuro de nuestras vidas y mucho más el futuro de nuestro fútbol, tengo la sensación que muchos quieren hacer tortilla sin huevo ni patatas, es decir, dar por terminada la liga pero sin campeón ni ascensos ni descensos pero sí manteniendo la posición actual. ¿Por qué una liga que se da por terminada no tiene efectos? O peor aún, ¿por qué una liga nula tiene ciertos efectos?

¿Os imagináis un matrimonio nulo pero que mantenga los bienes gananciales? ¿Os imagináis que en unas elecciones se diera por cerrado el conteo de votos habiendo contado sólo los de los ayuntamientos de Las Rozas, Alcobendas y Pozuelo? ¿O un curso que se da por terminado pero que no te dan el título de haberlo terminado?

En mi opinión una liga para que termine tiene que jugarse entera. Si no se juega entera, sería una liga descafeinada, modificando los resultados “a posteriori”. Pero si se decidiera eso, no se podría dejar con los resultados actuales, sino con los resultados al cierre de la primera vuelta. El sentido común me dice que no es lo mismo jugar fuera en Anoeta contra la Real que en el Metropolitano contra los Txuri Urdin. No es lo mismo jugar los 2 partidos contra el Madrid que los 2 partidos contra el Espanyol.

Pero además, si se da por terminada la temporada, ¿por qué sólo tiene que tener efecto para definir las posiciones de Champions y Europa League? Si se termina tiene que haber campeón, ascendidos, descendidos, equipos de Champions y de Europa League. Y luego está la copa: si se termina la temporada, ¿por qué sí se tiene que jugar la final? Si se termina se termina todo, si se quedan las posiciones actuales se queda así todo.

Sinceramente no sé en qué quedará todo, pero pienso que si una liga es nula los clubes tendrán que devolver íntegramente los importes de abonos y entradas a los aficionados, ya que será nulo todo. Y si una liga es nula, se deberían mantener los resultados de la temporada pasada hasta que termine una nueva temporada. Y si la liga se da por terminada, tiene que tener plenos efectos.

Aprovechando que el mundial es en diciembre de 2022, ¿por qué no llevar a año natural el cierre de esta temporada y el de la que viene? ¿Por qué hay tanta preocupación por los jugadores que terminan contrato el 30 junio? ¿Acaso no se abre otra ventana de fichajes el 1 de julio? Muchos dirán “pero es que las plantillas pueden ser distintas” … y en el mercado de invierno los equipos no pueden comprar y vender jugadores?

Lo que sí tengo claro, es que acabe cómo acabe todo esto, el Atlético de Madrid siempre será el mejor equipo del mundo.

¡AUPA ATLETI SIEMPRE!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *