in , ,

El Atleti gana por Oblak

La alabanza al gran “Jan” se emplea para hacer de menos la victoria de los colchoneros.

Cuando era pequeño los niños jugaban en los parques. No había consolas, ni móviles ni drones. Eran años en los que el juguete principal era el balón de fútbol. En verano el balón se cambiaba por la bicicleta y dejábamos de parecernos a Landáburu, Futre o Manolo para asemejarnos a Pedro Delgado o Alberto Fernández. Pero, normalmente, el que mandaba era el balón. Los que mejor jugaban seleccionaban sus equipos entre los chavales que habían bajado después de hacer los deberes. El siguiente paso era “pedirse” a tu jugador preferido. Yo siempre elegía a Futre, aunque mi primer ídolo fue Landáburu.

Treinta años después, el parque de casa se transforma en Anfield Road. Las excusas nuestras con los amigos pasan a las entrevistas o ruedas de prensa.

Tras la victoria del Atleti en Anfield, desde Inglaterra o desde dentro de nuestras fronteras (ahora más frontera que hace muchos años), afirman categóricamente que los guerreros del Cholo ganaron gracias al gigante esloveno. Y, si bien, Oblak hizo un gran partido, no es menos cierto que el Atlético de Madrid aplastó a los “Reds” en Madrid y cerró casi todos los huecos en la casa de los Beatles.

Me llama poderosamente la atención que el Barcelona “no gana por Messi” ni el Madrid por Cristiano. Se supone también que las acciones de Salah o Firmino son irrelevantes en las victorias del Liverpool. El Ajax de Cruyff o el Milán de los holandeses tampoco ganaban por ellos. En esos casos eran sus equipos los que ganaban, los que jugaban extraordinariamente bien y eran superiores a sus rivales. Pero no, el Atleti es distinto. Sólo gana por Oblak.

Nunca he defendido los premios individuales en un deporte como el fútbol y me genera muchas dudas las aficiones cuyo único cántico es corear el nombre de “su jugador”. Ese jugador por el que repito, no ganan. Como decía el fútbol es un deporte de equipo, no nos engañen los ilustrados defensores de las individualidades.

Si no recuerdo mal, en Anfield Llorente marcó los dos primeros goles y Morata el tercero. Sin esos goles, el Atleti hubiera caído. ¿Ganó el Atleti por ellos? No, el partido de Felipe fue extraordinario. Pero Felipe fue extraordinario por el apoyo defensivo de Savic, Saúl, Koke y Thomas. Joao Félix dio un gran pase a Llorente en el primer gol y Correa se llevó a un defensa en dicha jugada. Trippier, Vrsaljko y Lodi cerraron todo lo que pudieron sus bandas y Diego Costa desgastó al supuestamente mejor central del momento. Y nuestro uruguayo, que salió al final, tapó el espacio aéreo del área rojiblanca en los últimos minutos. 15 jugadores vistieron el escudo rojiblanco en Anfield, 3 más les esperaron en el Banquillo y unos pocos más apoyaron desde la grada. Todos, no sólo Oblak, ganaron en casa del actual campeón de Europa.

 

Los dos referentes futbolísticos de todo atlético, el patrón de Hortaleza y el corazón del Paseo de los Melancólicos, o sea, Luis Aragonés y Diego Pablo Simeone, siempre defendieron y defienden al equipo por encima de todo. Espero que no nos olvidemos de esto.

 

¡AUPA ATLETI SIEMPRE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *