in , ,

La lotería de Navidad

El Atleti es como los décimos de la lotería de Navidad.

Hace casi 6 meses quedaba una semana para celebrar el inicio de la Navidad. Es algo tradicional en mi familia desayunar churros y porras con el correspondiente chocolate o café mientras los niños de San Ildefonso comienza a canturrear ese “soniquete” tan especial. Ese desayuno se convierte en el pistoletazo de salida de un período tan especial: la Navidad. Son unas semanas en las que la alegría y tristeza se entremezclan entre Gran Vía, Sol y la Plaza Mayor.

Otra de las tradiciones de muchos españoles es comprar y compartir la lotería. Algunos llevan comprando el mismo número desde hace décadas y otros compran “el primero que salga”. Una frase muy célebre en las colas de las Administraciones de Lotería es “no me des ese número que es muy feo”. Posiblemente estoy equivocado pero todos los números tienen la misma probabilidad de éxito: no hay un bombo especial más selecto para los números bonitos.

 

Tras el empate de ayer, muchos atléticos se quejaban amargamente del juego rojiblanco. Decían que el Atleti cada vez juega peor, que no “juega a nada” y que así no se puede ganar. A mí estas expresiones me recordaban a “no me des ese número que es muy feo”.

Resulta especialmente llamativo que hace 3 meses, con unas estadísticas más negativas que las de ayer, muchos alababan el juego del Atlético de Madrid frente al Liverpool (21% de posesión de balón con 10 tiros a puerta y una gran probabilidad entonces frente a un 45% con 9 tiros a puerta y 3 grandes probabilidades ayer). Creo que “el Atleti no juega nada” se transforma en “qué gran partido” si los colchoneros marcan un gol más que el rival.

 

Ayer el Atleti no hizo un gran partido y seguramente el empate muestra lo acontecido. Pero tengo claro que si un equipo pudo ganar el partido fue el Atlético de Madrid, por ocasiones y por el ímpetu final.

Yo, personalmente prefiero comprar un número feo que acabe con 400.000€ más en el banco, del mismo modo que prefiero que el Atleti gane aunque “no juegue a nada”. De nada sirve mi opinión ni las opiniones contrarias. El fútbol es un deporte eminentemente resultadista, no se puntúa por juego bonito, nadie te quita puntos porque “ganes por Oblak” y el merecimiento no existe. Tampoco importa el nivel del rival, una victoria es una victoria con independencia del rival. No es muy congruente decir que “hay que ganar como sea” y luego criticar el juego.

Mi abuela siempre compró números bonitos y nunca le tocó “la lotería”.

¡AUPA ATLETI SIEMPRE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *