in , ,

El plan Bolonia

La Liga se somete a 2 partidos semanales

Hace casi un cuarto de siglo se iniciaba mi paso por la universidad. Los exámenes eran en enero/febrero, junio y septiembre. Tenía de 10 a 12 asignaturas al cuatrimestre y los exámenes se convertían en una maratón de horas de estudio y emociones. Una buena calificación era una alegría desbordante; un suspenso era una asignatura que te acompañaría hasta septiembre, cambiando playa por academias, paseos por La Coruña por largas estancias en el caluroso Madrid. Además, no se te iba de la cabeza durante los días y semanas que duraban los exámenes.

A algo similar se enfrenta el Atlético de Madrid. En unos días ha pasado de las dudas contra el Athletic a la alegría desbordante contra el Osasuna. De olvidarse de la Champions a pensar en ganarla en agosto. Y todo eso me recuerda a ese periodo de exámenes. Alguno de mis compañeros de Radio Neptuno me llaman “el prudente” y, sinceramente, esa prudencia siempre ha estado en mi carácter. La famosa frase de “partido a partido” ya dominaban mi pensamiento antes que nuestro “Cholo” la hiciera nuestra y formara parte del credo de todo atlético. Para mí un examen malo no era una hecatombe, ni uno bueno significaba aprobar todas. Hoy sigo pensando lo mismo: ni el Atleti tras el empate en Bilbao iba a quedar por la mitad de la tabla, ni tras la goleada en la bella Pamplona peleará por la liga.

 

El Atlético de Madrid luchará ahora contra su punto débil este año, la asignatura más difícil del curso: la regularidad. Una vez recuperada la “posición Champions” toca mantenerla y guardarla. La primera pregunta del examen es una que sabe bien, un partido en el Metropolitano. Pero será distinto jugarlo sin contar con el apoyo de la mejor afición del mundo llenando la grada. Un apoyo que según nuestros jugadores y el entrenador del adversario tumbó al actual campeón de Europa. Sin embargo, las estadísticas del Atleti con Koke en el campo y “el Cholo” en la banda nos permiten ser optimistas.

No quiero olvidarme del gran partido de Diego Costa. Diego nos dio mucho y un buen partido suyo supone una mezcla de alegría extrema y alivio. Como se dice en Italia, Diego es uno de los nuestros. La mayoría de colchoneros seguimos vibrando con una galopada suya y rezamos por volver a verle como fue.

La aparición de Llorente y la vuelta de Joao Félix y Carrasco nos llenan de alegría y los 100 partidos de Oblak sin encajar un gol en la Liga nos permite sacar un poco el pecho.

 

Mañana lucharemos contra el Valladolid y la soledad del Metropolitano.

 

¡AUPA ATLETI SIEMPRE!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *