in , ,

La realidad y saber venderse

El partido de ayer fue un ejemplo claro de no saber venderse.

Todos padecemos día a día en nuestros trabajos el problema del Marketing. Pero no estoy hablando de ese departamento en el que están los más “molones” de la oficina. Hablo de los compañeros que venden (no hacen) su trabajo. Vender, insisto, no es hacer sino “colar” o exagerar el trabajo. Luego está el caso contrario, muchachos que realizan su trabajo en silencio, preocupándose de la calidad del trabajo sin preocuparse de la cantidad ni de “supervalorar” sus quehaceres diarios.
Lo malo no es eso, lo preocupante y pernicioso es que los respectivos jefes ensalcen el trabajo realizado por unos y minusvaloren el de otros. Y para rematar la faena, cuando vienen tiempos de trabajo extremo, se carga a los minusvalorados y se libera a los “súpertrabajadores”.

 

El Atlético de Madrid es igual que los muchachos que se esfuerzan diariamente y que ven resultados a la larga, pero jamás reciben los halagos de los medios de comunicación e incluso de alguno de sus aficionados. Ayer los guerreros rojiblancos jugaron muy bien. Yo diría que rematadamente bien. Tuvo fluidez, creó muchas ocasiones, cerró todas las puertas … pero sólo marcó un tanto. Muchos de los que aseveran y critican brutalmente el juego “habitual” de los colchoneros se olvidarán de este partido. O peor aún, se olvidaron ver este partido. Sólo se acordarán de las derrotas o del juego desarrollado contra los dos “más grandes” del fútbol español, en los que es más fácil ganar si no encajas que jugar a tumba abierta contra los 2 equipos más goleadores año tras año en la liga.

 

Es cierto que el Atleti ha hecho pocos partidos así esta temporada. Pero también es cierto que no ha sido el único. Contra el Barcelona en el Metropolitano fue francamente superior … pero perdió. Contra el Celta o el Sevilla mereció ganar claramente …y empató.

 

Hoy “los del Cholo” tienen dos problemas importantes. Uno de ellos persistente. Otro novedad. La novedad es la falta de gol; resulta increíble el número de ocasiones que los rojiblancos necesitan para marca un mísero gol. El persistente es la falta de capacidad de “saber venderse”. Existe en el imaginario colectivo la creencia absoluta de equipos que hace años jugaron muy bonito lo siguen haciendo hoy. También permanece la convicción de que los rojiblancos no saben atacar ni jugar a primer toque, y hay muchos partidos que han resultado verdaderamente atractivos.

Por unas causas y otras, esta temporada he dejado de ver un par de partidos del Atleti. Pero llevaba la friolera de 5 años viendo todos y cada uno de los enfrentamientos. Por ello me considero capacitado para valorarlo con la subjetividad de amar “las rayas canallas de los colchones”. Creo que se es tremendamente injusto con el juego practicado. Mucho más si el juego criticado al Atleti es ensalzado cuando lo ha practicado el Real Madrid o Barcelona. El “unocerismo” pasa a ser “victoria peleada” o “victoria de campeón”.

 

A la plantilla y cuerpo técnico les importará muy poco todo lo comentado pero los aficionados empezamos a estar un poco hartos del trato a nuestro Atleti.

¡AUPA ATLETI SIEMPRE!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *