in , ,

Y siguen sin entenderlo

El amor rojiblanco siempre vencerá al egoísmo de unos y otros

Hace algunos años presencié un hecho divertido e inolvidable. Una chiquitina rubia y con ojos azules que debía tener 2 ó 3 años, jugaba con sus familiares cercanos. La niña hablaba todavía el lenguaje de los niños: quito una letra y pongo otra para que me entiendan como puedan. Tenía una muñeca y se la ofrecía a sus tíos. Cuando ellos iban a agarrar la muñeca, rápidamente la metía debajo de su brazo y decía: “E mío”. Todos los presentes nos reímos a carcajadas por ese egoísmo infantil y la carita que ponía la pequeña.

Ese egoísmo gracioso de los niños también hace reír cuando se van cumpliendo años y se mantiene el egoísmo. Pero la risa agradable y divertida se convierte en una risa irónica y triste. Esto lo estamos presenciando estos días. Los “merengues y marrones” como dijo Sabina, no pelean por ganar la liga; pelean por ser el más egoísta. Creen que todos los equipos juegan únicamente y exclusivamente por “dar” o “quitar” el título al contrario. No se dan cuenta o no respetan que cada equipo tiene sus objetivos, unos aficionados que vibran con sus victorias y se entristecen o cabrean por sus derrotas.
Hoy el Atlético de Madrid juega por él, por sus aficionados y por la ambición de una plantilla y cuerpo técnico que quieren romper esa mala racha contra los azulgrana. Además es el Barcelona. El equipo de Messi, Luis Suárez y, sobretodo, Griezmann. Ese club que negoció con un jugador con contrato en vigor unos días antes de celebrar la vuelta de octavos de final de la Champions League contra la Juventus. Un equipo que fue sancionado por ello con una multa menor que el sueldo de un mileurista. Pero, insisto, el Atleti juega para ganar y todos los atléticos de bien deseamos la victoria.

Muchos madridistas que nos critican por ser “antimadridistas” ponen en duda la honradez de nuestros muchachos. Esos mismos que sistemáticamente desprecian al Atlético de Madrid, ahora se visten de rojiblanco. Pero los “marrones” no van a la zaga. Los tuits atacando desde Barcelona no son mejores. Dicen que siempre “nos plegamos” a los deseos del “Reial”.

 

Aquella maravillosa Champions 2015/16 dejó dos mosaicos coloreando las gradas del eterno VICENTE CALDERÓN que hoy definen nuestro sentimiento y que explican claramente la situación actual:

– ”ORGULLOSOS DE NO SER COMO VOSOTROS”.

– “NO LO PUEDES ENTENDER”.

 

Cuando el coronavirus no había destrozado nuestra normalidad, en muchos campos se escuchaba el siguiente cántico: “Estoy hasta los h… del Barça y del Madrid”. El egoísmo de unos trae el “anti” de otros. No son los títulos ni los grandes fichajes. Pero eso jamás lo entenderán.

 

¡AUPA ATLETI SIEMPRE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *