in , , , ,

Una caja de sorpresas

Por Luis C. Arcos

Se acabó la temporada. Una temporada atípica. Una temporada en la que uno de los protagonistas más importantes no ha sido un jugador. Ni un entrenador. No. Ha sido un virus. El famoso COVID-19. Una temporada en la que hubo que hacerse un parón, y que se vio afectada por la no asistencia de público a los campos de fútbol.

Una temporada que se partió en el momento en el que el Atleti consiguió eliminar al Liverpool de los Octavos de la Champions y nos llenaba a todos de esperanza para llegar lejos en esta competición. Pero no. No fue así. Con la reanudación salieron a relucir las carencias que hemos tenido durante la temporada. Y una de ellas, y la más importante, ha sido la falta de gol. Ahí están los números de este año en la faceta goleadora, y con nuestro máximo goleador en Liga con sólo 12 goles. Números paupérrimos si se quiere optar a algo importante.

Ha finalizado la temporada con la clasificación para la próxima Champions cumpliendo, no los objetivos marcados en la Liga, sino la exigencia de ser mínimo terceros por presupuesto. Con una frustrante eliminación en la Copa del Rey ante la Cultural Leonesa, y con una eliminación decepcionante en Champions contra el Leipzig, del que dio muy buena cuenta el PSG en semifinales, demostrando que se pudo hacer mucho más contra ellos de lo que se hizo. En definitiva, una temporada sin pena ni gloria. Una temporada para no guardar en la memoria, salvo por el subidón que nos dio la eliminación del Liverpool, sin olvidarnos, eso sí, del partidazo que realizó Oblak con sus múltiple recital de intervenciones que tuvo en Anfield. Con todo, y como decía Simeone en el principio de temporada, una temporada de transición, tras las innumerables nuevas incorporaciones y bajas que hubo para esta temporada que ha terminado. Creo que se generaron muchas más espectativas por parte de la prensa, y de algún sector de la afición que de lo que había realmente.

Pero ya, con la temporada finalizada, con la mente puesta en la próxima, y con los problemas financieros que se vislumbran con el tema del COVID, toca el momento de ver qué va a suceder con la plantilla para la próxima temporada. Esta vez parece que va a abrirse la caja de las sorpresas. Incertidumbre total. Nadie sabe nada. Todo el mundo especula. Eso sí, los palos siempre se los llevarán los mismos. Pero creo que este año nadie sabe por dónde van los tiros. De momento, una salida. Adán. Y una llegada en su lugar. Grbic (nos costó pronunciar y escribir Vrsaljko, y vamos a por otro). Y ahora falta la madre del cordero. Según Miguel Ángel Gil habrán tres o cuatro incorporaciones. Pues ya llevamos una. El resto…

Hace falta un 9 como el comer. Se habla de que Diego Costa podría salir este año. Que ya lo habría dicho a sus más cercanos. Y aquí se empieza con las especulaciones. Vuelve a sonar Rodrigo. Esta vez se escucha que con algún trueque para abaratar la operación. Por otro lado, y puede que sea lo que le de más pie a la operación, podría ser la supuesta salida de Correa, según indica Isaac Suárez, que sería un cambio de cromos en esa posición. Creo que estamos viviendo un dajau ve. Se habla del Chimy Ávila también, aunque después de la lesión no se le ha podido ver. Una incógnita. Pero a mi, particularmente, y si tuviese que poner el dinero, me gustaría Luis Suárez, ex del Zaragoza. Joven, 22 años, con envergadura, 1,85, y con hambre. Un jugador con alternativas, que puede tirarse a banda. Creo que con el Cholo podría dar sus mejores prestaciones.

Por otro lado está claro que habría que apuntalar el lateral izquierdo y darle competencia y oxígeno a Lodi. Será por eso que se ha frenado la cesión de Mollejo al Getafe? Debido a su polivalencia, y recordando que Mollejo jugó en el lateral izquierdo en el Depor durante una parte de la temporada, sería posible que Simeone pueda ver interesante que se quede en la plantilla este año. Para cubrir la plaza, y como siempre se habla de salir para entrar, cabría la salida de alguno de los tres laterales diestros. Con dos habría más que suficientes. De los tres, probablemente, quien tenga más opciones de salir podría ser Vrsaljko. Sus lesiones y su falta de continuidad, podrían ponerle en el mercado.

Y por último, el puesto que nos falta. El jugón en el medio que tanto tiempo llevamos anhelando, y que desde la salida de Arda no encontramos. Un jugador que pueda asociarse con João, que estoy seguro que va a ser el año de su principio de explosión. Oportunidad perdida con Parejo, gratis. Parece que podría haber interés por James. Algo que ya estuvo a punto de cerrarse la temporada pasada y que por el 3-7 de pretemporada contra el Madrid, Florentino lo frenó. Algo reconocido por sus entornos y por la propia prensa. Se dejó escapar a Bruno Guimaraes. Lemar no es el jugador que se esperaba. Y poco hay más de donde rascar. Pero haberlo tiene que haberlo. Se necesita. Pero parq eso debe estar la secretaría técnica.

Hay mucho de lo que se habla y poco lo que se sabe. El caso es que este año sí que se avecina una auténtica caja de sorpresas, de la cual, viendo lo visto hasta ahora, no me espero mucho. Todo lo que venga, se verá. Y esperemos que funcione, y se de con la tecla. Ya se pinchó en hueso con jugadores contrastados como Gameiro, Jackson Martínez, Lemar… Ahora hay que esperar que nuestra cajita de sorpresas se convierta en una cajita de música. Eso sí. Bien afinada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *