in

Fin Al sueño de una tarde de Verano

 

              

   Y por fin se resolvió la ecuación, el Barcelona gano el partido de Champions que tanta expectación había generado en el futbol femenino. A priori el Barsa era muy superior al Atlético de Madrid, las cifras en la liga Iberdrola así lo avalaban.

                Incluso por la calidad de sus jugadoras, pues reconozcamos que tiene a grandes jugadoras, cuya calidad es indiscutible. Pero de ahí a lo que se vio un mundo. Y que su entrenador Lluís Cortes saliera diciendo después del partido; ¨Que era lo que se esperaba, y que ante un planteamiento defensivo es difícil construir¨, suena a guasa.

                Solo había que ver que el Atlético de Madrid jugaba con jugadoras recién llegadas, que contaba con seis bajas importantes.  Que solo habían tenido una semana para preparar este partido. Que en el banquillo del Atlético de Madrid había solo seis suplentes. Tres eran canteranas, una que había salido cedida y había vuelto al club. Y otra que era un nuevo fichaje que llevaba tres días en club. ¨ Y NO QUIERO QUE ESTO SUENE A EXCUSA¨ pues no lo es, pero si me gustaría poner en valor lo que nuestras guerreras se dejaron en el campo.

                Ante un banquillo el del Barcelona, que contaba con 13 jugadoras, pues tenían recambios para suplir cualquier línea que estuviera agotada y volver a refrescar al equipo. Y esa para mí fue la clave del partido, el Barcelona impuso el físico ante un equipo que no solo aguanto, sino que tuvo sus ocasiones.

                Que supo quitarle la pelota al Barcelona, anular a su media y hacer que sus grandes estrellas estuvieran desaparecidas, pero irremediablemente no pudo aguantar todo el partido la alta presión que ejercía el equipo rival. Que sabía que era muy superior físicamente y estaba respaldado por un banquillo con muchas más piezas para reponer y así llevarse el gato al agua, como al final desgraciadamente sucedió.

               Realmente lo que se vio en el campo debería de sacar los colores a un club como el Barcelona que a golpe de talonario se ha ido haciendo con las mejores jugadoras del ámbito nacional e internacional, totalmente licito, o ¿no?

              Y que un grupo de recién llegadas más lo que el Covid-19 no había maltratado, le plantara cara y le mostrase todas sus debilidades. Cierto es que se conocen desde el principio de los tiempos que su rivalidad y competitividad es uno de los partidos más esperados todos los años en la liga Iberdrola. Pero debido a todas las características del partido, el Barcelona no supo manejar el partido, pues solo el físico evidenciaba su superioridad.

              Por lo que este que escribe este artículo, se siente muy orgulloso de estas jugadoras que defendieron la camiseta hasta la extenuación. Que evidenciaron que ¨Coraje y Corazón¨ no solo es un eslogan, sino una forma de ser y de ver la vida. Una forma de creer que si se trabaja se puede, que el rival más grande es uno mismo, y que este Atlético te mata y te da la vida.

              Me quedo con un buen sabor de boca, aunque se perdiera, pues se vio un equipo que mermado le plantaba cara y le demostraba al otro que nunca se debe infravalorar al rival. Me quedo con que este Atlético de Madrid este año se ha reforzado bien, se ha reforzado para competir al todopoderoso ¨Don Dinero¨, Barcelona y el nuevo socio rico el Real Madrid.

             Competir sanamente porque ante el dinero ya se sabe que la competición suele estar adulterada. Pues el poder comprar lo mejor de lo mejor suele hacer caer la balanza siempre al mismo lado. Al de los poderosos, aunque en esta vida halla veces que esa regla se rompa.

            Escrito por Felipe Belinchon.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *