Show must go on

Show must go on

Radio Neptuno, Tu radio del Atlético de Madrid

Show must go on

Por Luis C. Arcos

Llegó el día. Se encienden los focos. Se escucha la música en los ensayos previos al concierto. El día tan ansiado por todos los colchoneros ya está aqui. Señoras, señores, empieza el espectáculo. El Metropolitano entra en escena.

Aún nos queda, y nos quedará por siempre, el recuerdo tan cercano del Vicente Calderón. Pero la vida sigue. Y nos ha llegado el momento de dar el salto a un estadio moderno, que se va a situar a la cabeza de los estadios europeos. Hoy toca día raro para todos. Todo nuevo. Nueva ubicación. Nueva forma de desplazamiento. Cambio de estación de metro. Ya dejamos atrás Pirámides. Nuevos bares para las previas (habrá que encontrar el nuevo callejón). Nuevas puertas de acceso. Nuevas ubicaciones. Nuevos asientos. En fin, todo completamente nuevo. Algo que nos hará sentirnos raros, muy raros, al principio. Pero que, en cuanto empiece a sonar por megafonia el Rock and Roll que acompaña siempre al equipo, como es el Thunderstuck de AC/DC, y, como no, el himno del Atleti (queda por ver si habrá sorpresa), y salgan nuestros jugadores a calentar, y el balón empiece a rodar, por fin, seguro que se nos habrá quitado esa sensación de deshubicación. Ahí, comenzará el espectáculo y la afición volverá a ser la parte importante de este equipo.

Y es que, aquí, es donde tengo que dar la razón a toda esa gente que se ha esforzado, sin mucho sentido, en decir que el estadio no iba a estar terminado para el primer partido en disputarse. Pues si, llevaban razón. El estadio estaba sin terminar, si. Le faltaba esa pieza. La de esta afición, la mejor del mundo, que está dispuesta a hacer historia desde el día de hoy.

Hoy es un día histórico. Un día que marcará las vidas de todo aficionado colchonero. Un día plagado de sentimientos. Un día que empieza con fiesta, con carpas, y con ganas de partido.

Ya sólo falta que suenen los primeros acordes. A partir de ahí, empezará el espectáculo. Espera el Málaga, pero hoy debe ser nuestro día. Y un estadio como este, y una afición como la nuestra, no se merece otra cosa que no sea un gran concierto de nuestros Koke, Saúl, Torres y compañía. Y eso debe ser una victoria, nuestra primera victoria. Y, a ser posible, que deje una buena huella. Y si fuera con goleada, mucho mejor. Qué mejor manera.

Show must go on