Este es el camino

Este es el camino

Radio Neptuno, Tu radio del Atlético de Madrid

Este es el camino

Por Luis C. Arcos

Día de las Peñas en el Metropolitano. El primero de muchos que están por venir. Buena temperatura. Buen ambiente prepartido. Todo estaba de cara para algo importante. Enfrente, un equipo serio que llevaba varias temporadas sacando tajada del Calderón. Y nuestro Atleti que traía unos partidos a la espalda con muchas dudas. En definitiva, un partido que se antojaba clave, en una temporada en que, en 13 partidos anteriores, se habían cosechado 7 empates, 5 victorias y una derrota. La de Champions contra el Chelsea.

Pues llegó el día. Si. Llegó el día en que, por fin, se ha visto al Atleti ir a por el partido. Sé ha visto a un equipo con intensidad. Con presión a la salida del balón. Se ha visto a un equipo con ganas. Empujando al Villarreal hacia su área. Un equipo que salía con ganas de llevarse los tres puntos desde el inicio del partido. Un equipo en el que todos, sí todos, salían trabajando desde el inicio. Un equipo que encendió el Metropolitano. Un equipo que eclipsó la apatía del Frente con sus niñerías, y con su particular rebeldía de negarse a animar a un equipo que necesita de su público, sólo porque no les han puesto una carpa. Qué fuerte. Pues se vio que no son tan necesarios como ellos se creen. Enseguida el público se dio cuenta, y se echó la responsabilidad a la espalda, y estuvo alentando al equipo devolviendo esa actitud que demostraban en el campo.

Un primer tiempo sin goles, que no marcaba justicia, después de lo visto. El Atleti fue mucho mejor, y se mereció irse por delante en el marcador.

La segunda parte arrancó igual. El Atleti estirado buscando el gol, hasta que llegó una buena combinación del equipo que hizo llegar el balón a las botas de Correa, el mejor para quien escribe en el partido de hoy, para, con un gran gesto técnico, hacer llegar el balón al fondo de las mallas y volver loca a esa afición que, incansable, siempre estuvo con el equipo.

Hoy se ha visto, de nuevo, por momentos, al equipo que conocemos. Y se ve una mejoría. Es evidente que falta gol. Pero eso llegará. Con actitud. Sólo, por poner un pero, no he visto bien el cambio de Vietto por Gameiro. Buscar dar entrada a un jugador sin compromiso. Sin ganas. Sin alma. No lo he entendido. Y menos, a toro pasado, cuando, después de una jugada a balón parado (curioso destino), encajábamos el gol del empate. Lástima. Ahí se veía que no teníamos recursos de cara a portería. Pero el equipo no se vino abajo. Dio la cara. Aguantó hasta el 80 sin encerrarse atrás. Sólo hubo un amago poco antes de encajar el gol. Pero esta vez, poco hay que echar en cara.

Este es el equipo que quiero ver. Esta es la actitud. Y estas son las sensaciones que tenemos que recuperar.

Creo en este equipo. Confío en este grupo. Y la próxima semana tenemos un partido clave en Champions, contra el Qarabag. Un partido que necesitamos ganar, y que estoy seguro de que así será. Este es el camino. Un camino que nunca deberíamos de haber abandonado. Pero ahora sí que tiene mejor pinta.

La actitud se ha recuperado. Ya sólo faltan los goles. Nunca dejes de creer.