¿Qué le pasa a Griezmann?

¿Qué le pasa a Griezmann?

Radio Neptuno, Tu radio del Atlético de Madrid

¿Qué le pasa a Griezmann?

Por Luis C. Arcos

Es cierto que Griezmann no está pasando por uno de sus mejores momentos deportivos. Eso está claro. Podríamos pensar que, tal vez, incluso personales. Pero como esa parte la desconocemos, voy a intentar analizar únicamente su situación deportiva.

Todos recordamos este verano pasado los dimes y diretes sobre Griezmann, y su posible le salida del Atlético de Madrid, alimentados por la ambigüedad del propio Griezmann, así como con ciertas declaraciones suyas que, lejos de parecer un jugueteo con la prensa, mucho aficionado lo tomó como un poco falta de respeto al equipo que te paga y a su afición. Cosas como dar posible su salida hacia el Manchester United, o que no veía rara su salida, o como al final, con la sanción del TAS sobre nuestras cabezas, diciendo que se quedaba en el Atleti por no hacerle un feo. Una serie de afirmaciones que no sentaron muy bien en el entorno colchonero.

Pronto, empezó la Liga. Una Liga donde, tras la sanción de la FIFA, ratificada por el TAS, no se han podido hacer más esfuerzos, que los de mejorar las fichas de muchos jugadores para garantizar su continuidad. Entre ellos, la mejora sustancial de Griezmann. Algo que fue condición indispensable, para que el Cholo, según se comenta, firmara su ampliación de contrato.

Ya, en la primera jornada, contra el Girona, empezaron los problemas. Posible penalty no pitado a Griezmann que el árbitro considera simulación en la caída, por lo que le saca amarilla al jugador francés. Y aquí, la autoexpulsión del jugador por referirse al árbitro de forma despectiva. Roja, y dos partidos de sanción. Esto cuando el equipo perdía 2-0, y donde el equipo, con 10, y con casta, pudo acabar empatando ese partido. La sanción la cumplió en los partidos contra Las Palmas, donde el Atleti venció por 1-5, con tremenda solvencia, y con el empate en campo del Valencia, equipo que ha empezado con mucha fuerza esta temporada, con un partido muy serio por parte del Atleti. No se notó su falta. 

A partir de ahí, continuaron los problemas en el juego de Griezmann solamente mejorados con el partidazo que se marcó contra el Athletic de Bilbao. Tremendo. Pero eso solo fue un espejismo en lo que llevamos de temporada. El resto, un nivel muy por debajo del que se espera del francés.

Desde entonces se ha visto una apatía a la que no nos tenía acostumbrados. Partidos donde ha estado la mayor parte del tiempo andando. Con una presión muy tímida a los centrales, para intentar evitar que la salida de balón se realizase de forma sencilla. Bajando a recibir balones, excesivamente, al medo del campo, lejos de su zona de peligro. Negado de cara a gol, en las pocas ocasiones que ha generado. Con mucha desidia, y con una sensación de falta de actitud muy grande. Y todo, acompañado de malos gestos. Gestos, como el de abandonar la formación para la fotografía de prensa, antes de terminar, y de qué sus compañeros también lo hicieran, antes del comienzo del partido contra el Depor. Gestos, como el del partido contra el Qarabag, cuando en el descanso, en el túnel de vestuarios, a  la salida al campo, mientras sus compañeros lo esperan a que salga, Griezmann al llegar a su altura, en lugar de hacer piña con ellos, ante ese partido tan importante, al llegar al grupo, sin pararse, los esquiva para dirigirse, casi sin mirar, al campo. Gestos, como los de encararse al público. A quien nunca te ha reprochado nada hasta ahora. Incluso, cuando fallaste el penalty en la final de la Champions de Milán. Nunca. Tal vez, ahora, lo que se reprocha es esa falta de actitud que desprendes, Griezmann. 

Son muchos detalles ya, incluso los mensajes lanzados por el Cholo para navegantes tales como que el Atleti no tiene un jugador que te gane los partidos, o que cambie a su jugador estrella, en un partido contra el Depor, cuando el equipo empataba a cero, y necesitaba una victoria para no descolgarse de los puestos altos de la tabla.

Esto tiene mala pinta, la verdad. Pero se puede revertir. Cambiando la actitud y volviendo a ser el humilde Griezmann que era. Quería sentarse en la misma mesa de Messi y Cristiano, pero, hoy por hoy, no tiene sitio ni en la mesa de al lado.

Por ti, Griezmann, por los aficionados, y por el Atleti, necesitamos tu mejor versión.

Vuelve, Griezmann. Te necesitamos.